Escucha esta nota aquí

La Iglesia católica salvadoreña anunció este domingo que la beatificación del asesinado arzobispo de San Salvador Óscar Arnulfo Romero se llevará a cabo en la plaza del Divino Salvador del Mundo, en San Salvador, aunque aclaró que el Vaticano aún no ha definido la fecha.

La Conferencia Episcopal de El Salvador acordó "que el lugar donde se realice la beatificación de monseñor Romero sea la plaza del Divino Salvador del Mundo y sus proximidades", dijo este domingo el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, al leer un comunicado de los obispos en conferencia de prensa en la Catedral Metropolitana.

Aún "no tenemos ninguna fecha" para el acto de beatificación de monseñor Romero, la cual debe ser establecida por el Vaticano, que "no la ha comunicado, subrayó.

De acuerdo al prelado, el Gobierno salvadoreño ha prometido "asueto nacional" para el día de la beatificación de Romero.

Vaticano reconoce martirio de Romero

El papa Francisco aprobó el 3 de febrero el decreto que reconoce el "martirio" de Romero en "odium fidei", es decir, que fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por "odio a la fe", y por el que será beatificado sin la necesidad de un milagro.

Alas Escobar señaló que la Iglesia católica espera que la beatificación de Romero "sea este año", y aunque no descartan la fecha de la conmemoración de su asesinato, el próximo 24 marzo, considera que sería "muy inmediata" para los preparativos del acto.

"Es muy difícil en menos de un mes preparar todo, y esperamos que la fecha tenga cierta anticipación, y de seguro, el Vaticano prevé todo" y la dará con el tiempo necesario, indicó Alas Escobar.

Para realizar todos los preparativos de la beatificación de Romero la Conferencia Episcopal ha establecido cuatro comisiones especiales: una central, una ejecutiva, una de espiritualidad y una mixta.

Romero fue asesinado por un francotirador cuando oficiaba una misa el 24 de marzo de 1980 en la capilla del hospital de cáncer Divina Providencia de San Salvador y en marzo de 1994 se abrió su proceso de beatificación en el Vaticano.

El arzobispo mártir se caracterizó por su defensa de los pobres y por su denuncia de los abusos contra los derechos humanos en los años previos a la guerra civil en El Salvador (1980-1992).