Escucha esta nota aquí

Apple presentó el nuevo diseño de MacBook que cambia el teclado tradicional por un trackpad sensible a la presión con unos agujeros por los cuales pasa la luz de fondo que ilumina un teclado virtual. La idea fue llevada a la Oficina de Patentes de Estados Unidos (USPTO, por sus siglas en inglés) para su registro y, de concretarse, podría revolucionar el sistema de computación.

Otra de las ventajas que plantea, es que el teclado podrá ser personalizado para cada usuario en función al uso que le vaya a dar al ordenador cada vez que lo encienda. "Cuando se utiliza un procesador de textos, por ejemplo, el trackpad podría configurarse para tener teclas más grandes para una escritura más fácil”, dice la solicitud de registro publicada por el portal Pulzo.

Por otra parte, el modelo permite reducir el espacio, grosor y del ordenador, acercando el diseño al formato de las tabletas y por ende también reduce el costo de producción. "La eliminación del teclado físico simplificaría enormemente los costes de logística y almacenamiento de los diferentes teclados regionales", señala el periódico El País.