Escucha esta nota aquí

Un juez de Argentina ordenó el procesamiento este martes de Diego Lagomarsino en la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman.

Lagomarsino, que insiste en que el fallecimiento fue a causa de un suicidio, ya estaba imputado por ser el dueño del arma que acabó con la vida de Nisman.

Según su versión, le había prestado el arma a pedido del propio fiscal  para proteger a sus hijas.

El hombre compartía una cuenta en el exterior con Nisman y asegura que durante siete años le dio la mitad de su sueldo al fiscal como "requerimiento" para poder seguir trabajando con él.

Lee más: Piden detención de Cristina Kirchner por encubrimiento a Irán

Un escándalo político 

Nisman apareció muerto con un disparo en la cabeza en enero de 2015, cuando investigaba el atentado de 1994 contra la Asociación Mutual Israelí de Argentina (AMIA), el peor ataque en la historia del país: dejó 85 muertos y sigue sin resolverse.

La muerte causó revuelo ya que días antes, el fiscal había denunciado a la entonces presidenta, Cristina Fernández (2007-2015), como supuesta encubridora de los iraníes acusados del ataque contra la AMIA.

El fiscal falleció horas antes de presentarse ante el Congreso para dar detalles sobre la denuncia que comprometía fuertemente a la entonces presidenta.

Te interesa: Caso Nisman da un giro tras citación a Lagomarsino

En la denuncia, Nisman acusaba a la exmandataria y a otros funcionarios del gobierno kirchnerista de haber negociado con Irán para encubrir a los autores del ataque contra la AMIA.

Lagomarsino era colaborador del fiscal Nisman

'No fue un suicidio'

"La muerte del fiscal no obedeció a un suicidio", señaló el juez Ercolini en su fallo de 656 páginas.

Puedes leer: A dos años de la muerte de Nisman aún no hay certezas

La tesis de que había sido un suicidio comenzó a tambalearse en septiembre, cuando la gendarmería presentó el informe de una junta de especialistas policiales y peritos que estableció que dos personas golpearon, drogaron y dispararon a Nisman en su casa.