Escucha esta nota aquí

El ministro de Energía de Argentina, Juan José Aranguren, suspendió este martes una visita a la ciudad de Santa Cruz, considerada clave, y que debía realizarse este miércoles para reunirse con el titular de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez.

"Mediante llamada telefónica el ministro Aranguren me informó que no podrá asistir a la reunión programada para mañana (miércoles) y ofreció sus disculpas", informó Sánchez.  Debido a esta situación, la reunión se aplazó para mediados de febrero próximo.

La agenda de trabajo

Ambas autoridades debían abordar una nutrida agenda de trabajo que contemplaba la venta de energía eléctrica, el interés argentino en proyectos de exploración, la deuda gasífera de la empresa Energía Argentina S.A. (Enarsa), la exportación de Gas Licuado de Petróleo (GLP) y Gas Natural Licuado (GNL), entre otros temas.

La visita de Aranguren se había anunciado a fines del año pasado, tras la posesión de Mauricio Macri como presidente de Argentina. El ministro había comprometido su presencia en el país tras el conflicto suscitado por la falta de pago de las facturas por la venta de gas.

Lee más: Argentina debe $us 100 millones por compra de gas

En la reunión, ambos gobiernos debían renegociar el contrato de venta de energía, que el gobierno del presidente Evo Morales había acordado con la administración de Cristina Fernández. El acuerdo definía la venta de 440 MW de energía al vecino país.

Se definió, asimismo, la construcción de una línea energética que unirá las localidades de Yaguacua, en Bolivia, con la de Tartagal, en Argentina. Una segunda fase conectará Tartagal con la localidad de San Juancito, en Jujuy.

Se confirma reunión con autoridades de Brasil

El ministro confirmó que este miércoles y jueves se desarrollará la reunión entre autoridades de los gobiernos de Bolivia y Brasil, donde se abordarán temas como: la ampliación del contrato de venta de gas que vence en 2019; la ejecución de proyectos termoeléctricos; la posibilidad de constituir una sociedad para la planta Tres Lagunas; la apertura del mercado brasilero a Bolivia y la propuesta de vender y exportar GLP y GNL.