A 18 días de la llegada del papa Francisco a Bolivia, su amigo, el cardenal Julio Terrazas, ha sido internado a la clínica Incor por una nueva recaída en su salud. Hace dos meses el religioso había sido hospitalizado por problemas renales.

El médico de cabecera del cardenal Terrazas, Herland Vaca Díez, confirmó a EL DEBER que al caer la noche del sábado el prelado fue ingresado a la clínica Incor. El galeno señaló que Terrazas presenta una deshidratación debido a la falta de ingesta de alimentos.

Más temprano este sábado, monseñor Sergio Gualberti había expresado su preocupación por la salud del cardenal Julio Terrazas. El prelado tuvo una indisposición esta jornada por eso no asistió a un acto como estaba previsto.

El purpurado se recuperaba en su domicilio de un cuadro de infección intestinal que le hizo perder peso y le provocó debilidad.

“Tendré que ir a verlo, espero que sea algo pasajero. Ayer estuvo hablando con el monseñor Braulio. Creo que esta molestia es algo pasajero, espero que sea así porque después de la recaída que tuvo, se venía recuperando bien”, dijo a los medios Gualberti.

En abril el cardenal tuvo problemas renales que lo llevaron a permanecer 15 días hospitalizado. Fue sometido a una cirugía de catéter para drenar líquido de su organismo.

Este nuevo decaimiento se da a dos semanas de la visita del papa Francisco a la ciudad de Santa Cruz.

Está previsto que el pontífice se hospede, el 8 y 9 de julio, en la casa del cardenal. Ambos fueron compañeros en varios encuentros de la iglesia católica, uno de ellos en la provincia argentina de Corrientes, en 2004.