Primero la tía y luego una de las abogadas de Gabriela Zapata señalaron que el hijo de ella y del presidente Evo Morales está vivo. Tras un silencio que se prolongó por varias horas, por la noche el Gobierno eligió como vocera a la ministra de Transparencia, Lenny Valdivia, quien emitió una declaración de prensa (no fue conferencia porque no admitió preguntas) para establecer que el mandatario no faltó a la verdad, y que Zapata, o le ocultó que el menor vive, o que miente ahora por su situación legal.

Pilar Guzmán, la tía de Zapata, se presentó ante los medios al mediodía de ayer y lanzó las declaraciones que se viralizaron en minutos. “Conozco la verdad. Y la verdad se va a saber, que ese niño no ha muerto, que ese niño vive. Yo lo tuve en mis brazos cuando tenía cuatro meses, viajé a Cochabamba y lo cuidé. Ahora tiene ocho o nueve años y vive en La Paz”, manifestó la señora.

Tras esta declaración, el abogado Wálter Zuleta, también defensor de la exfuncionaria de la empresa china CAMC, fue cauto en el tema. “Primero, mi clienta está muy agobiada y deprimida por lo que está pasando. En segunda instancia, le ha merecido una gran sorpresa escuchar lo que dice esa tía lejana que habló, pero que probablemente toca temas que en su momento tendrán que ser aclarados o esclarecidos mediante una explicación personal de la señora Zapata”.

El abogado opinó que en este momento el tema genera confusión. “No es una pelea por la paternidad, este es un tema estrictamente jurídico”.
Sobre el pequeño, específicamente admitió que “no puedo afirmar nada, ni en pro ni en contra, dado que este es un tema personalísimo que no me lo han confiado y que no tendría derecho yo como abogado de tocar”, complementó.

Poco antes de que el abogado Zuleta dé estas declaraciones, ingresó a las celdas judiciales su colega Ángela Burgoa.
La jurista se quedó desde las 16:30 hasta pasadas las 20:00. Al salir, la doctora Burgoa conversó con EL DEBER.

“La señora está delicada de salud, preocupada por la situación”, dijo. Cuando se le preguntó cuál es la situación del hijo de su clienta y del presidente, respondió: “El hijo (de ambos) está perfectamente bien. Nos reservamos la información de dónde vive.

Tampoco contestaré cómo está. Pienso que es un derecho muy personal de la doctora Zapata, el cual yo no puedo violentar. Ella dirá su versión en su momento”.

Mientras denunciaba que los abogados son perseguidos, se dirigió a un hombre extraño que merodeaba por el lugar y lo desafió en voz alta, acusándolo de ser enviado del Ministerio de Gobierno.

¿Por qué la defensa no reveló antes el tema del hijo, pese a que el mandatario dijo que murió? La abogada respondió que no emitiría “juicios a priori respecto a lo que haya dicho o dejado de decir el mandatario, allá el presidente y su conciencia”, aseveró.

Burgoa admitió que desconoce en qué medida afectó a su clienta la decisión de revelar que su hijo vive. “Sin comentarios, era un secreto a voces”.

Adelantó que en la audiencia cautelar que se realizará esta tarde, la defensa demostrará que Zapata tiene familia constituida, “eso no implica que ella deba tener un matrimonio. Ahora bien, no tocaremos el tema de la manutención, entraríamos en un campo ajeno al penal. No puedo manifestar si (el presidente) cumplía o dejaba de cumplir, eso ya entraría en el área de la asistencia familiar”, aseveró.

La contraparte
Minutos después, tras una jornada de silencio oficialista, la elegida para enfrentar el tema fue una mujer, Lenny Valdivia, ministra de Transparencia.
“Con este tema del presunto hijo de nuestro presidente lo que la oposición y la derecha pretenden es deteriorar y debilitar, afectar su imagen, haciéndolo ver como un presidente mentiroso, cosa que no es cierto”, manifestó.

“En relación a este tema solamente pueden haber dos supuestos. Si este niño existe, como se está manifestando, quiere decir que la señora Zapata le mintió al presidente respecto a su fallecimiento. El segundo es que si el niño no existe, en este momento, en esta coyuntura, ante el inicio de esta investigación promovida desde el Ministerio de Transparencia y que ahora está con la Fiscalía, la señora Zapata le miente al pueblo y pretende desviar la atención para no ser investigada. Ratificamos enfáticamente que nuestro presidente no ha mentido, ni le miente al pueblo boliviano porque no tiene nada que ocultar”, señaló.

Visita
Este medio fue hasta La Rinconada, luego de que la tía de Zapata denunció que había presión contra la familia.

El lugar es un barrio residencial de lujo. La seguridad está a cargo de un funcionario policial, quien detuvo el vehículo y señaló que el ingreso estaba absolutamente prohibido para los periodistas.
Cuando se le consultó a qué se debía la decisión, respondió que esa era la orden que le dejaron sus superiores.

Luego, en un contacto por celular con la tía de la detenida, ella señaló que gracias a que varios medios se habían apersonado hasta el ingreso del barrio, los efectivos que impedían que la familia se mueva se retiraron