Escucha esta nota aquí

El diputado de Demócratas, Tomás Monasterio, acusó al excandidato a gobernador del MAS en Santa Cruz, Rolando Borda, por instigación contra el gobernador Rubén Costas y la Asamblea Legislativa Departamental.

Monasterio formalizó una acción penal contra Borda, que es Secretario Ejecutivo de la Central Obrera Departamental, porque lo acusa de manipular al movimiento chiquitano que desde hace semanas realiza una vigilia contra Costas exigiendo que se cambie la distribución de regalías petroleras en el departamento.

"Estamos pidiendo se investigue a Borda porque llevó adelante una movilización instigando un golpe a la Asamblea Legislativa y al gobernador", dijo Monasterio.

"Borda es mencionado reiteradamente en un video que muestra el afán desestabilizador y el golpe contra Rubén Costas", subrayó Monasterio refiriéndose a un video y audios que esta semana fueron entregados a la prensa. En ellos se establece que el MAS busca, mediante el movimiento chiquitano, sustituir a asambleístas de la bancada de Costas y al propio gobernador.

Aclaró que la denuncia no es contra la Central Obrera, sino contra su dirigente que se escuda "cobardemente en esa institución con fines políticos y personales, después de que perdiera como candidato a gobernador por el MAS".

Monasterio leyó el texto de la petición de informe enviado al Ministerio de Hidrocarburos sobre Rolando Borda, para conocer cuántos años trabaja en esa empresa estatal, el salario que percibe, durante cuántos años está en comisión sindical y otros. Con ello quiere demostrar que Borda es un operador político del MAS, antes que dirigente obrero.

El reclamo de los indígenas

El modelo cruceño reparte las regalías petrolíferas así: 50% para las provincias productoras de petróleo, 40% para las no productoras y 10% para proyectos indígenas. Los manifestantes indígenas quieren elevar a 20% esa designación. Ello ha sido rechazado debido al escaso número de los mismos.

"Sería totalmente desproporcionado hacer aquello", dijo el gobernador Costas, quien descartó por completo la posibilidad de modificar los actuales parámetros de distribución de regalías.