Un joven de 24 años, identificado como Carlos Q., aprovechando que su progenitor dormía le asestó 38 puñaladas en presencia de su sobrino de seis años. El crimen se registró este fin de semana en la localidad cochabambina de Sacaba.

Después de quitarle la vida a su padre, Carlos le roció alcohol y le prendió fuego, reporta Erbol y al darse a la fuga amenazó a su sobrino de que correría similar suerte si contaba lo que había visto.

El hecho fue denunciado por Ever Q., hermano de Carlos, que además relató cómo su hijo (sobrino del asesino) se dio modos para apagar el fuego y evitar que se queme el cuerpo de su abuelo.

Agregó que su hermano aprovechó que él y su esposa salieron antes de las 4:30 del domingo para atender su puesto de venta e ingresó al dormitorio y ejecutó el crimen.


Ever pidió a la Policía dar con el paradero del homicida, pues dijo temer por su vida y por la de su familia. Cree que el móvil del crimen es la herencia familiar.