Escucha esta nota aquí

Las autoridades judiciales de Chicago (EE.UU.) anunciaron este miércoles el procesamiento por asesinato de un policía blanco por la muerte de un joven negro al que disparó 16 balazos en un incidente ocurrido hace un año y que fue grabado en vídeo.

El agente implicado en el incidente, Jason Van Dyke, de 37 años, se entregó a las autoridades y está pendiente de comparecer en un vista judicial para decidir si se le concede la libertad condicional.

Laquan McDonald, de 17 años, murió el 20 de octubre de 2014 tras un encuentro con el agente de la Policía de Chicago, que aseguró que en el momento de su muerte el joven iba armado con un cuchillo.

La fiscal del condado de Cook, Anita Álvarez, afirmó que los cargos presentados contra el policía se basan en los disparos que el agente hizo a McDonald cuando la víctima no suponía una amenaza y cuando ya estaba en el suelo.

Los cargos contra el agente Van Dyke llegan después de que un juez ordenara recientemente que se muestre el vídes sobre lo sucedido el año pasado, luego de que los abogados de la familia de la víctima y la propia comunidad presionaran para que se hiciera.

Según los abogados de la familia de McDonald, en el vídeo se observa al agente saliendo de su patrulla y disparando inmediatamente después al adolescente de forma repetida, así como seguir disparándole pese a que este ya está inerte en el suelo en postura casi fetal.

La Policía, por su parte, argumenta que Van Dyke disparó al temer por su vida y añade que McDonald, se comportaba de manera errática y que no atendió a las órdenes de los agentes para que soltara el cuchillo.

Este es el primer caso en 35 años en la ciudad de Chicago en que un policía es acusado de asesinato debido a un incidente ocurrido estando de servicio.