Escucha esta nota aquí

A lo largo de la semana, Álvaro y Mariela, dos jóvenes esposos, utilizan sus horas de descanso en sus trabajos para atender de forma alternada las tareas de la casa. Y cuando Álvaro llega más temprano de su fuente laboral se ocupa de cuidar a Marquito, su pequeño hijo de siete años que durante el día queda bajo la protección de un familiar. Le cambia de ropa, le prepara su comida y lo lleva a pasear al parque.

Este padre es uno de aquellos que ya participan activamente en la atención de su hogar y en la crianza de sus hijos.

Los papás del siglo XXI se han ido involucrando poco a poco en las actividades donde antes solo se veía a las mamás y están mostrando una mayor interacción con sus vástagos y con las tareas propias que conlleva su crianza, coinciden en afirmar las sicóloga Tusnelda Flores y la orientadora familiar, Dalia Muñoz.

Según ambas profesionales, debido al ritmo de vida actual que trae mayores exigencias laborales, sociales y familiares, tanto el padre como la madre están encarando sus roles de forma compartida.

“Las responsabilidades de la pareja son distintas en la actualidad ya que en una mayoría de los casos ambos trabajan, lo que indica que cada uno debe poner su parte en las tareas propias del hogar”, afirma Flores.
Por su parte la sicóloga Paula Benedict cree que las responsabilidades básicas de los padres son las mismas y lo que ha cambiado es el estilo de la paternidad.

“Hoy podemos hablar de una paternidad menos autoritaria y más inteligente, a la vez que más conocedora de las necesidades sicológicas y emocionales, pues el acceso a información es más fluido que antes”, reflexiona.

Incluso se puede decir, agrega, que los deberes se han ampliado en la medida en que los hijos deberán enfrentar a futuro un mundo más complejo en el ámbito social, político y económico.

No obstante, en criterio de la sicóloga Tusnelda Flores la cultura machista todavía predomina en nuestro medio y quedan aún muchos retos por alcanzar.

Tomando en cuenta la opinión de dos sicólogas y de una orientadora familiar, así como las conclusiones de análisis especializados que se han publicado sobre este tema en diversos portales, se identifican siete de esos desafíos:
1
Ganarse la confianza de los hijos, el mayor reto
Los especialistas recomiendan darse modos para ganarse la confianza de los hijos desde pequeños. Para ello sugieren compartir sus momentos buenos y malos, aprender a escucharlos y resolver cuanto antes todas las dudas e inquietudes que tengan.

2
Equilibrar cantidad y calidad de tiempo
El manejo del tiempo es fundamental y hay que apuntar a lograr el ansiado equilibrio trabajo-familia. Lo ideal es involucrar a los hijos en las tareas cotidianas y aprovechar cualquier momento juntos. “Cada padre deberá estar comprometido para saber cuál es el tiempo mínimo e ideal para sus hijos. En ocasiones se deberá sacrificar incluso un poco del tiempo de descanso”, indica la sicóloga Paula Benedict.

3
Ayudar a desarrollar habilidades para el futuro
Paula Benedict considera que el padre moderno debe ser consciente de que las habilidades sociales y emocionales que sus hijos aprenden en el seno del hogar son vitales para convertirlos en sujetos viables en el futuro.

En su opinión hoy se requiere criar y formar “hijos inteligentes emocionalmente, seguros y confiados de sus potencialidades, hábiles para escoger pareja, fuertes para no caer en dependencias de ningún tipo, así como para resolver problemas de toda índole”.

4
Ser un padre ejemplo en todo momento
El papá es el primer referente masculino que tienen los hijos, de ahí que el buen o mal ejemplo que den es determinante.
“Cuando los padres olvidan que son los primeros educadores de sus hijos, es muy difícil que el colegio pueda cumplir con sus objetivos”, dice Dalia Muñoz.

5
Educar con ternura y paciencia pero con firmeza
La reconocida sicóloga chilena Pilar Sordo sostiene que la autoridad de padre no se puede convertir en amistad, pues pierde todo sentido. Por eso los sicólogos sugieren al papá educar con ternura y paciencia, pero con firmeza. Aclaran que no se debe infundir miedo ni despertar sentimientos negativos en ellos. Debe primar la comunicación.

6
Entender e interactuar más con la tecnología
La orientadora familiar Dalia Muñoz sugiere a los padres hacer lo posible para entender mejor el uso de la tecnología, pues así podrán forjar otro punto de encuentro con sus hijos. “Los chicos le preguntan todo a Google. Por ello, el papá debe reinventarse para recuperar la figura del padre que enseña”, afirma por su parte, la sicóloga Ximena Castro al diario Peru21.

7
Aprender de los aciertos y errores de los demás
Desde el portal Inteligenciafamiliar.com se aconseja conocer mejor a nuestros hijos, aprender de los errores y aciertos de otros, investigar más sobre la sicología infantil, retomar la enseñanza de nuestros padres, pero sobre todo confiar en nuestras capacidades y sentido común

Tags