Escucha esta nota aquí

El boliviano Carlos Lampe está viviendo uno de los momentos más importante de su carrera y fue apoyado por sus familiares desde Santa Cruz de la Sierra. Los seres queridos del arquero cruceño se reunieron en una casa para compartir este momento. Todos saltaron y gritaron efusivamente en los dos goles de Darío Benedetto (83' y 88').

Su padre, Juan Carlos, mira atentamente la TV. Foto: Carlos Jordán

Sus padres, don Juan Carlos Lampe y doña Cecilia Porras, estaban emocionados al ver a su hijo en uno de los clubes más importantes del mundo y en -nada más y nada menos- que una semifinal de Libertadores. En cada una de las jugadas, los familiares gritan por el nerviosismo. Todos apoyan a Boca, ya que esperan ver de titular a Lampe para el partido de vuelta en Allianz Parque de San Pablo.

El padre, Juan Carlos, estuvo muy nervioso. Para calmar la impaciencia durante el compromiso fumó varios cigarros y en los goles celebró alzando sus brazos. Mientras que la mamá, Cecilia, saltó y gritó de forma muy eufórica abrazando a uno y a otro integrante de la familia Lampe.

Lo apoyaron pese a ser suplente 

El técnico Guillermo Barros Schelotto decidió aplicar la famosa frase “más vale viejo conocido que nuevo por conocer”, ya que puso a Agustín Rossi en la lista oficial de los titulares que enfrentó al brasileño Palmeiras. Sin importar la suplencia, Lampe estuvo en un lugar privilegiado, ya que miró el partido desde el banco.

El portero cruceño, de 1,93 metros, compartió el banquillo junto a Carlos Tévez, uno de los íconos de Boca Juniors. La chances de que el boliviano sea titular en el partido de vuelta, en San Pablo, son más altas.