Escucha esta nota aquí

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, a su arribo a Cochabamba, donde participa de la clausura de la Conferencia Mundial sobre Cambio Climático y Defensa de la Vida, declaró que si los países contaminadores fueran Bolivia, Venezuela o Ecuador, los países desarrollados "hace rato nos hubieran invadido para exigirnos una justa compensación".

El Presidente ecuatoriano considera que Bolivia, Venezuela, Ecuador y otros países en vías de desarrollo, "no solo somos contaminadores marginales, sino que somos productores de bienes ambientales que los grandes contaminadores consumen y destruyen sin ninguna compensación, sin ningún pago, sin ninguna responsabilidad".

Cree que los países desarrollados deberían pagar por la contaminación del planeta, pero no lo hacen. "Si los contaminadores fuéramos nosotros y los productores de bienes ambientales fueran ellos, hace rato hasta nos hubieran invadido para exigirnos una justa compensación", dijo Correa.

El Mandatario ecuatoriano considera que el problema de la destrucción de la naturaleza y la emisión de gases de efecto invernadero "pudieran resolverse con esa palabra mágica que es justicia, en este caso, "justicia ambiental", lo que implicaría que los países desarrollados paguen por los bienes ambientales que producen los menos desarrollados.

Sin embargo, en criterio de Correa, en pleno siglo XXI, "la justicia se aplica a conveniencia del más poderoso, por tanto, es un problema político y no sólo técnico".

Agregó que el problema del medio ambiente es una responsabilidad de todos, pero "hay quienes tienen muchas más responsabilidad en el daño que se ha hecho al planeta, esos países tendrían que pagar por ese daño, pagar la deuda ecológica a Bolivia, Ecuador, Venezuela, al mundo entero".

Correa fue recibido por el canciller David Choquehuanca, luego sostuvo un encuentro bilateral con el presidente Evo Morales y la tarde de este lunes participará de la clausura de la conferencia climática, donde también estará presente el presidente venezolano, Nicolás Maduro