Escucha esta nota aquí

El presidente en ejercicio, Álvaro García Linera, volvió a descalificar a los activistas que exigen el respeto al voto del 21F y esta vez porque gritaron "Bolivia dijo No" en los actos protocolares de la efeméride departamental de Santa Cruz. "Uno viene con toda la sencillez y cariño a rendir su homenaje (a Santa Cruz), pero a otra gente creo que no le importa ni Santa Cruz ni Bolivia, solamente le importa sus intereses personales y esta intolerancia fascistoide, pero son minoría", sostuvo.

Esta mañana, García Linera participó de los actos oficiales que se realizaron en la plaza 24 de Septiembre de la ciudad de Santa Cruz en medio de gritos de "Bolivia dijo No", después de que varias personas lograron ingresar hasta ese sitio pese al gran despliegue policial.

"Pero miren, ha entrado (a la plaza) toda la gente que ha querido, ojalá que hubieran entrado con la voluntad de rendir homenaje a Santa Cruz y no (a) mostrar su cara intolerante y fascistoide", insistió la autoridad gubernamental.

Agregó que estos grupos de manifestantes solo muestran una actitud intolerante y falta de respeto, principalmente, con el departamento de Santa Cruz y con Bolivia.
 No es la primera vez que la presencia de García Linera en actos oficiales genera este tipo de expresiones. En el aniversario de Cochabamba, también se registraron incidentes.

El 21 de febrero de 2016 se realizó un referendo en Bolivia y en esa consulta la mayoría de los votantes rechazó la posibilidad de una nueva postulación de Evo Morales a la presidencia.

Sin embargo, el oficialismo decidió no respetar ese resultado para volver a postular a Morales en las próximas elecciones de 2019 y esa situación generó que en varias regiones del país se conformen plataformas ciudadanas, que aprovechan todos los escenarios posibles para exigir el respeto al 21F con gritos de "Bolivia dijo No".