Escucha esta nota aquí

El director del Instituto Boliviano de Ciencia y Tecnología Nuclear (Ibten), Luis Romero, informó a EL DEBER que casi 100 residuos radiactivos permanecen acopiados en Bolivia a la espera de ser enviados a Estados Unidos (EEUU) para su confinamiento. 

"Más de 400 fuentes fueron acopiadas y cerca de un 90% se las repatrió en la pasada gestión. Seguramente van a haber las gestiones para llevar esas fuentes a un sitio de confinamiento, por ahora están en un lugar transitorio", detalló el especialista en contacto con telefónico. 

Agregó que a partir de una disposición aprobada en 2010 las instancias que importan estas fuentes radiactivas son las responsables de enviar los residuos a sus países de origen, por lo que el material recogido data de hace varios años atrás. 

"Son fuentes selladas, son como pastillas que están dentro de recipientes de plomo que contienen la radiación. Eran usadas para medir la densidad del asfalto, niveles en las plantas industriales y otros campos en medicina", explicó Romero. 

A inicios de 2014 se advirtió "riesgo" en el almacenamiento de estas fuentes radiactivas dentro del Centro de Investigaciones y Aplicaciones Nucleares (CIAN), dependiente del IBTEN, en Viacha (La Paz). 

Romero confirmó que los deshechos se encuentran en esa dependencia, pero garantizó que su almacenamiento es temporal y no reviste ningún tipo de riesgo para la salud de la población en la zona. "Se hacen gestiones para sacarlas del país", dijo. 

El origen de los residuos

De acuerdo con los datos del IBTEN, las fuentes se utilizaban con fines médicos, en tratamientos oncológicos, industriales y oftalmológicos. Provienen de Cochabamba, Santa Cruz, Sucre, Potosí, Oruro y La Paz.

La Constitución Política del Estado (CPE) obliga a expulsar estas fuentes del territorio nacional, precisa el artículo 344 que "prohíbe la internación, tránsito y depósito de residuos nucleares y desechos tóxicos”.

Mientras que en 2014 se aprobó un Decreto Supremo (DS) para que se exima de requisitos aduaneros a la exportación de los deshechos, con el fin de sacarlos de forma inmediata de territorio nacional.