Escucha esta nota aquí

23/04/2015

Miguel Albarracín quiso ‘madrugar’ a la Gobernación de Beni. El titular de la Dirección Nacional del Trabajo, enviado por el Gobierno, encabezó, a las 7:30 de ayer una celosa inspección laboral oficina por oficina, tomando nota de quién llegó a trabajar y quién no. Algo que el gobernador Carmelo Lens interpretó como “un atropello” al calor de la campaña electoral que palpita Beni.

Una visita sorpresa en la que un riguroso Albarracín apareció seguido de un inspector laboral, un abogado y la directora departamental del Trabajo, Mayerli Castedo, cuando faltan 11 días para el balotaje que enfrenta a Carlos Dellien, correligionario político de Lens, y a Álex Ferrier, candidato del MAS.

A las 8:30, Albarracín tenía sus conclusiones. Para él, el gobernador cambió sin permiso el horario de trabajo de sus dependientes (antes era de 8:30 a 18:00, y ahora, es de 7:30 a 17:00); y la mayoría de los secretarios, directores y administrativos de la Gobernación tenía una hora o más de retraso respecto al nuevo horario.

El jefe de Recursos Humanos de la Gobernación, Luis Cupari, aseguró que Lens hizo el cambio de horario en uso de sus facultades. “Después de las 17:00, todos son libres de hacer campaña, si quieren”.

Hace dos días, voceros del MAS acusaron al gobernador de usar funcionarios y fondos públicos para apoyar a Dellien. Y viceversa, Ernesto Suárez, jefe de campaña de Dellien, acusó al presidente Morales, al vicepresidente García Linera y al ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, de usar aviones y recursos del Gobierno para la campaña de Ferrier.

A gritos

Lens recibió, cerca de las 9:00, a Albarracín, pero 10 minutos después todo acabó entre gritos y acusaciones mutuas. “Nos alegra saber que hacen inspecciones, me gustaría que la hagan a los ministerios del Gobierno porque el ministro Quintana y muchos funcionarios de Estado viajan seguido a la provincia Vaca Díez en aviones del Estado. También aprovechamos para decirle que a la directora del Trabajo yo la he visto hacer campaña”, encaró Lens.

“Señor gobernador”, interrumpió Albarracín. “Déjeme terminar”, retrucó Lens. “Pero, ¿ha hecho la denuncia por escrito?” contestó Albarracín.
La discusión subió de tono. Lens cortó a los colaboradores del director del Trabajo. Albarracín le echó en cara que sus secretarios y directores no estuvieron a las 7:30 y que definir cambios de horarios no es su competencia sino del Ministerio de Trabajo, que las inspecciones laborales se realizan sin avisar al empleador, que va preparar un informe, que no tenga miedo.

“¡Haga lo que tenga que hacer, no tengo miedo!”, dijo Lens