Escucha esta nota aquí

A un día de las elecciones en Real Potosí, la crisis dirigencial volvió. Los socios del club potosino lamentaron que el presidente Wilson Gutiérrez no haya renunciado al cargo, después de cumplirse con los pedidos que hizo el dirigente en la reunión del miércoles 11, y que estuvo mediada por el presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), César Salinas.

Por su lado, Gutiérrez mencionó a medios potosinos que fueron los socios y el candidato Calixto Santos, quienes incumplieron con las obligaciones económicas  que debían ser asumidas por los nuevos dirigentes.

La tensión resurgió cuando este domingo deben celebrarse las elecciones internas en el equipo lila, el cual, es un requisito que exige la FBF para reconocer a nuevos directivos.

 

También le puede leer

 

Firma

El representante de los socios, Edson Iñiguez, mencionó que restaba la “firma de un documento privado de renuncia al cargo de manera irrevocable” por parte de Gutiérrez; sin embargo, el directivo nunca apareció para cumplir con la promesa de dar un paso al costado en la conducción del equipo potosino.

 

La masa societaria también se vio extrañada puesto que tras más de 40 días de producirse la agresión del presidente Gutiérrez al árbitro José Jordán, en el partido ante Guabirá (3 de junio, por la liguilla de perdedores), no se emitió una resolución de suspensión inmediata del dirigente, como establece el Código Disciplinario de la FBF, en su artículo 81.

También puede interesar