Escucha esta nota aquí

El oleoducto Carrasco-Cochabamba (OCC) que transporta crudo a lo largo de 247 km, sufrió daños ayer. Una pala cargadora abrió un hueco en un sector de la tubería que pasa por la localidad de Ivirgarzama del Chapare y causó un derrame de 400 barriles de petróleo (equivalente a 63.600 litros) que se prolongó durante unas cuatro horas, según informes de la estatal petrolera.

El técnico en prevención de YPFB, Walter Sarmiento, indicó a la agencia gubernamental ABI, que el problema se registró cerca de las 8:30 en el sector denominado progresiva 47+350, por la acción de una pala cargadora, cuyo maquinista no se fijó en la ubicación del ducto, lo golpeó y le abrió un orificio.

De acuerdo con Sarmiento, la maquinaria provocó el daño en el OCC cuando sacaba arena que suele ser usada como agregado en construcciones. Explicó que ese hecho movilizó de inmediato a efectivos policiales que aprehendieron al operador de la pala cargadora para que responda por lo sucedido.

Datos extraoficiales y según algunos lugareños, el crudo circula al caudal del río Magareño y alertan que puede alcanzar al río Sajta del Trópico cochabambino. Temen por una contaminación.

La estatal mediante un comunicado señaló que se detuvo inmediatamente las operaciones y se movilizó personal especializado para la reparación del daño, lo que se estima concluir durante esta jornada.

“Personal de Seguridad y Medio Ambiente de YPFB fue movilizado al lugar por carretera y helicóptero con equipamiento especializado para la atención del incidente e iniciar los trabajos de mitigación y remediación correspondientes. Asimismo, personal de mantenimiento trabaja en la reparación del ducto afectado”, señala un comunicado de YPFB.

El sistema
En el sistema occidente se encuentra el OCC que se inicia en Carrasco y finaliza en Cochabamba. A través de el se transporta crudo natural en una extensión de 247 km.

La red de transporte de líquidos de YPFB Transporte S.A. cubre el centro y sur de Bolivia. Esta red se divide en cuatro subsistemas: Norte, Sur, Central y Occidental. La red cuenta con 15 estaciones de bombeo y una potencia instalada de 41.767 HP 2.978 km de ductos.

El pasado 16 de julio el Gasoducto Yapacaní-Colpa (GYC), que cruza de forma enterrada el cauce del río Yapacaní, resultó dañado por la crecida extraordinaria de los niveles de agua del río Yapacaní, situación que fue detectada inmediatamente por el sistema de seguridad del citado gasoducto, activándose de forma automática el cierre de válvulas. El personal de la subsidiaria trabajó con prontitud en el lugar