Escucha esta nota aquí

Sin grupo de la “muerte”, es uno de los titulares más repetidos en las reacciones tras el sorteo de la Copa del Mundo FIFA 2018. Y ciertamente, no se ve una llave de primera fase que sea de “pronóstico reservado”. Y de favoritismos, Alemania y Brasil parten en primera fila, seguidos por Francia.

En cuanto a los sudamericanos, Brasil no debería tener problemas para avanzar, ante Suiza, Costa Rica y Serbia que no aparecen como amenazas. A órdenes de Tite, los pentacampeones han vuelto a ser un equipo de temer. Tienen a Neymar en gran momento, capitán de un plantel con figuras emergentes.

Argentina tiene como peor rival a… Argentina. Convertida en guillotina de entrenadores, la albiceleste una selección con jugadores cotizados en las mejores ligas del mundo pero con una enorme “Messi-dependencia”. Le tocó un viejo conocido Nigeria (4 veces rival en primera fase desde 1994), Islandia con su liga semiprofesional y Croacia que busca revivir glorias de antaño.

Uruguay aparece con buenas posibilidades ante un anfitrión que no dio la talla en la Copa de Confederaciones. Egipto y Arabia Saudita tampoco lucen como obstáculos para pasar a octavos de final.

Colombia en cambio tiene en Polonia a un rival de cuidado, dado el repunte de los europeos, que llegaron al sorteo ubicados en el puesto 6 en el ranking FIFA y por eso son una de las cabezas de serie. Senegal es uno de los duros de África y Japón con su juego veloz ha evidenciado progresos.

El panorama más difícil, en teoría, lo tiene Perú. Enfrenta a Francia, de campaña impecable en la eliminatoria europea (7º en ranking FIFA) y que cuenta con una nueva generación de futbolistas talentosos. Además está Dinamarca que goleó a Irlanda en el repechaje y Australia que es de estilo parecido a Nueva Zelanda pero con más contundencia.

Del resto, España y Portugal van a reeditar un clásico, mirando por encima del hombro a Marruecos e Irán. Y el campeón mundial Alemania también parece librado de complicaciones con México, Suecia y Corea del Sur. Es uno de los pocos grupos que parece complicado, aunque para solaz de los germanos, los campeones de los últimos tres Mundiales salieron de… un “grupo de la muerte”.