Escucha esta nota aquí

Katy Perry es una de las artistas mundialmente conocidas que más ama su música y que se entrega al cien por ciento, tanto así que la cantante al ver la mala acogida que tuvo su último disco, Witness, no pudo evitar entrar en pensamientos y comportamientos autodestructivos que la llevaron a sufrir una profunda depresión. Así lo confesó en una entrevista a la revista Vogue Australia, donde viajará dentro de una semana para actuar en su gira mundial Witness: The Tour.

La estadounidense reveló que tuvo ataques de depresión en 2017 al recibir miles de críticas y comentarios negativos sobre su proyecto musical: "Atravesé una depresión el año pasado porque sin saberlo le di demasiada importancia a la reacción del público y el público no reaccionó de la manera que esperaba, lo que me rompió el corazón".

La cantante no está acostumbrada al fracaso ya que durante sus diez años en el mundo de la música solo había cosechado éxitos, pero su carrera tambaleó con Witness, un disco que recoge 15 temas, que logró vender un millón de copias en todo el mundo y debutó en el primer puesto de la conocida lista Billboard durante la primera semana de lanzamiento. Unas cifras aceptables, pero que si se comparan con discos anteriores son bajas, por ejemplo Prism, estrenado en 2013, vendió el triple de copias. 

Katy explicó que ahora está totalmente recuperada de este bache y piensa que se trató de una prueba: "Creo que el universo me estaba diciendo: 'Vale, tú siempre hablas en tus canciones sobre quererse a uno mismo y ser auténtico, pero te vamos a hacer pasar una prueba y a dejar sin apoyo. Así comprobarás cuanto te quieres tú de verdad". 

En enero decidió asistir a un programa de una semana en el Instituto Hoffman, un retiro de crecimiento personal y meditación en California que ayuda a los pacientes a identificar el origen de conductas negativas y les ayudan a dejarlas atrás. Tal y como decía Katy, este retiro fue un reinicio del sistema para ella: "Creo que todos somos computadoras y en ocasiones adoptamos estos virus que empiezan a desarrollarse en nuestro comportamiento y en nuestras relaciones".

Ahora, la cantante disfruta de uno de los momentos más plenos de su vida. Ha recibido muchísimo apoyo de sus fans y junto a su pareja, Orlando Bloom, están dispuestos a luchar por su amor.