Escucha esta nota aquí

La iniciativa de la Policía de Tránsito de que agentes de esa unidad se suban a los microbuses forma parte del plan Estudiante Seguro. El objetivo es, explicó el coronel José Luis Pereira, concienciar a los conductores para que recojan a los colegiales y los trasladen hasta sus respectivas unidades educativas que queden en las rutas de los transportistas.

El jefe policial, en contacto con EL DEBER Radio, explicó que los agentes encubiertos comenzaron su trabajo este lunes. Su tarea es conducir a las instalaciones de la Unidad Operativa de Tránsito a los choferes que se nieguen a recoger a los estudiantes, actitud frecuente y razón por la que se ha puesto en marcha esta iniciativa.

Los conductores que sean hallados en flagrancia serán capacitados en Tránsito, además serán pasibles a sanciones económicas, dijo Pereira. Los uniformados, que estarán vestidos de civiles, también controlarán el exceso de velocidad.

ESCUCHA EL AUDIO