Escucha esta nota aquí

Sin un acuerdo entre los municipios de Porongo y el de Santa Cruz de la Sierra no hay licencia ambiental y sin esta licencia no puede haber inicio de obras del nuevo puente sobre el río Piraí, expresó el secretario de Desarrollo Sostenible y Medioambiente de la Gobernación, Manlio Roca.

Explicó que lo hecho el jueves entre el gobernador Rubén Costas y el alcalde de Porongo, Julio César Carrillo, fue la aprobación de la categorización de la ficha ambiental porque la comuna porongueña había cumplido con los requisitos exigidos y con el cambio de diseño del puente que había observado la Gobernación.

La declaración sirvió para desvirtuar la que formuló el presidente del Concejo Municipal de Porongo, Plácido Barón, que calificó el acto del jueves como un ‘show político de Costas y de Carrillo’ ambos en carrera electoral. “La Gobernación no hace show y si no se invitó a los concejales fue porque el dueño de la ficha es el alcalde”, apuntó Roca.

Barón había negado seriedad al anuncio y afirmó que si hubiera sido cierto, la licencia debió entregarse al Concejo, que fue el impulsor de la obra en el Piraí. “Que me muestren la licencia y les aplaudo”, declaró el edil y la respuesta se la brindó Roca.

Inicio
El secretario municipal de Obras Públicas de Porongo, Fernando Caballero, manifestó que es posible que la construcción se inicie en marzo, pero en el lado del municipio porongueño. Explicó que el puente originalmente era de 200 metros y con las observaciones hechas se rediseñó y la infraestructura quedó en 402 metros.

El titular del Concejo aseguró que la obra fue impulsada desde ese organismo, donde se elaboró la ordenanza fijando los ingresos para financiar la obra. “Si la Gobernación no va a financiar el costo adicional del nuevo puente, ¿de dónde vendrá el dinero?”, apuntó Barón.

Manlio Roca también indicó que la Gobernación no aseguró financiamiento para el puente rediseñado y que esa es una cuestión de la comuna de Porongo y de los privados. Sin embargo, no descartó del todo un apoyo financierio a la obra