Escucha esta nota aquí

El presidente del Congreso, Luis Galarreta, advirtió que el Poder Legislativo continuará con las investigaciones que señalan a Kuczynski por el caso Odebrecht y los videos que muestran presuntos hechos de soborno a parlamentarios. “Kuczynski acusa a la oposición y es saludable su renuncia, pero él tendrá que explicar varios asuntos que están pendientes en el caso Lava Jato y por estos videos”.

El caso Odebrecht sumió a Kuczynski en una agonía que llevó a su Gobierno a recordar las épocas más oscuras del régimen de Alberto Fujimori, cuyo indulto otorgado por él mismo, lo hundió aún más.

Apenas llevaba seis meses en el poder cuando estalló el mayor escándalo de corrupción de Latinoamérica, una ola que arrasó con la primera plana de la política peruana, y que Kuczynski, de 79 años no pudo eludir y lo engulló de lleno.

Su credibilidad quedó en entredicho cuando juraba que no tenía nada que ocultar en este tema hasta que salió a la luz que su consultora Westfield Capital había facturado más de 782.000 dólares a la constructora brasileña entre 2004 y 2007, tiempo en que fue ministro del expresidente Alejandro Toledo.

Terminó por fundir su crédito cuando durante la pasada Nochebuena indultó al expresidente Fujimori de cumplir la condena a 25 años por delitos de lesa humanidad, a pesar de que en la campaña electoral había prometido no hacerlo y su primera ministra, Mercedes Aráoz, había refrendado ese compromiso días antes.

El indulto llegó tres días después de salvarse de ser destituido de una primera moción en su contra en el Congreso, gracias en parte a la abstención de diez congresistas fujimoristas liderados por Kenji Fujimori. 
Allí nació el comienzo del final en la presidencia de Perú.