Escucha esta nota aquí

El cielo nocturno de Sicilia, Italia, se iluminó la noche del jueves 3 de diciembre ante la erupción del volcán Etna, por primera vez en dos años.
El evento fue acompañado por nubes volcánicas que resplandecieron cuando los rayos atravesaron el cúmulo de cenizas.

El cráter, ubicado en la cima del monte siciliano, escupió lava y ceniza por espacio de una hora. La actividad afortunadamente no causó heridos ni daños materiales graves, pero generó un fenómeno denominado "tormenta sucia".

La ceniza ha cubierto las ciudades de Messina en Sicilia y de Reggio Calabria en la península italiana, donde el aeropuerto ha sido cerrado.

El Etna entró en erupción por última vez en 2013, aunque se gestaron explosiones al interior del coloso de roca desde el año pasado.