Escucha esta nota aquí

Un fiscal español pidió este jueves dos años y 9 meses de cárcel para los padres de una menor por entregar a su hija por interés económico a un conocido boliviano para que se la llevara a su país, donde la mantuvo oculta siete meses en la selva, mientras la maltrataba y abusaba de ella.

En su escrito, el fiscal acusa a los padres de la menor, que desde que fue rescatada en marzo del pasado año permanece en un centro de acogida de la Generalitat, por un delito de abandono, ya que acordaron con un vecino que se la llevara a Bolivia "con una finalidad que no consta acreditada, pero en todo caso con un afán lucrativo".

Una vez en Bolivia, el hombre sometió a la niña, que entonces tenía nueve años, a un auténtico calvario, ya que la mantuvo secuestrada siete meses en la selva, donde la trató como si fuera su mujer, la agredió físicamente y abusó de ella, hasta que pudo ser rescatada en una operación de alto riesgo.

Acusado condenado en Bolivia

En octubre pasado la Justicia de Bolivia condenó a su compatriota Grover Morales a diecisiete años de cárcel por el secuestro de la menor, de origen marroquí pero residente en España.

Según la sentencia, la Justicia encontró a Morales culpable de los delitos de trata de personas y abuso sexual.

La chica vino a Bolivia de vacaciones

En junio de 2013, los acusados acordaron con su vecino Grover que se llevara a la chica a pasar unas vacaciones en Bolivia, sin mostrar interés en asegurarse la comunicación con la niña.

Una vez en Bolivia, Morales, que sólo había comprado billetes de ida, llamó a los padres y les dijo que había perdido la documentación de ambos y cortó la comunicación, por lo que finalmente los progenitores denunciaron el caso ante la Policía.

Operativo en la selva 

La chica fue liberada el 8 de marzo de 2014, tras casi siete meses de cautiverio, en una operación policial de riesgo en plena selva llevada a cabo por las policías española y boliviana.

En España las sospechas se centraron en los padres, al no dar credibilidad a su versión de que querían que la niña hiciera turismo y se fuera de vacaciones aprovechando que Grover Morales tenía que viajar a su país a visitar a su madre.

Morales salió de Bolivia con identidad falsa

De hecho, Grover Morales estaba en España con identidad falsa, para ocultar que había huido de Bolivia tras ser acusado de dos delitos sexuales, de los que se libró porque las víctimas retiraron la denuncia.

Además de la pena de dos años y nueve meses de cárcel, el fiscal también pide que los padres indemnicen a la menor con 20.000 euros por los daños morales causados a su hija.