Escucha esta nota aquí

La mayoría fujimorista de Fuerza Popular en el Congreso peruano, de oposición al Gobierno de Martín Vizcarra, aprobó ayer una ley de "ejecución humanitaria de la pena" para que los presos mayores de 78 años que hayan cumplido un tercio de su condena puedan continuarla "a través de vigilancia electrónica" desde su domicilio.

La norma ha sido preparada explícitamente para favorecer al expresidente Alberto Fujimori, a quien la semana pasada se le anuló el indulto otorgado por el expresidente Pedro Pablo Kuczynski. 

Fujimori, presidente de Perú entre 1990 y 2000, fue sentenciado hace nueve años a un cuarto de siglo de prisión como autor mediato de varios delitos de homicidio, lesiones graves y secuestro agravado -considerados crímenes de lesa humanidad- cometidos principios de la década de los noventa. 

A finales de 2017, el entonces presidente Kuczynski le concedió un indulto humanitario para cumplir la parte restante de la condena en su casa. Sin embargo, la semana pasada el caso dio un giro de 180 grados con la anulación judicial de la medida atendiendo a una petición de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.