Escucha esta nota aquí

A pesar de que se esperaba una jornada tranquila, debido a las restricciones que dispusieron las autoridades nacionales y departamentales por las elecciones judiciales, las emergencias del hospital de niños Mario Ortiz y del Francés estaban llenas.
Viviana Padilla, una de las dos especialistas de turno del hospital de niños, dijo que desde que iniciaron el trabajo fue intensa la atención de pacientes y, entre los más graves, se reportó una niña que fue víctima de violación por un familiar y un niño que sufrió un accidente de tránsito. Al margen de los pacientes que llegan al servicio de emergencias,  los profesionales de turno debían atender también a los niños que están internados en los servicios de neonatología, lactantes e infectología, entre otros. 
En el hospital Francés se atendió pacientes en el pasillo debido a la saturación de personas enfermas, pues las nueve camas de observación estaban ocupadas. El servicio de reanimación estaba con  cuatro pacientes graves, cuando su capacidad es solo para tres, indicó una de las enfermeras.
Entretanto, la emergencia del hospital San Juan de Dios lucía como de costumbre, el caso más notorio registrado fue la llegada de un joven en situación de calle, denominado ‘Clon’, que se había caído de un tercer piso y sufrió una fractura, según sus amigas que aguardaban afuera en espera de que alguien les ayude para comprar la receta médica. 
También se conoció que en la madrugada de esta jornada nacieron cuatro niños por parto natural en la maternidad, según indicó una de las enfermeras que salía del turno del servicio de emergencias. 

Problemas con el traslado 
Algunos de los profesionales de salud que salían o ingresaban al turno tuvieron que lidiar con los pocos motorizados establecidos para trasladar al personal. “Vivo cerca de Warnes y me dicen que la ambulancia solo me puede llevar hasta el octavo anillo”, dijo una de las enfermeras de la Percy Boland, otras colegas suyas tuvieron que tomar taxi privado.