El papa pasará por la "curva del diablo" cuando descienda por la autopista desde la ciudad de El Alto hacia La Paz. El lugar es utilizado para ofrendas "satánicas" que incluyen dinero, coca, alcohol, sacrificio de animales y allí se encontró el cadáver de una persona en 2011. 

Funcionarios de Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) y la Policía derrumbaron hace cuatro años el altar popular que "fieles" habían construido en el sector, pero eso no detuvo a las personas que se congregan en cultos los viernes en la madrugada. 

Francisco llegará al municipio alteño el 8 de julio por la tarde y descenderá por la ruta que tiene un largo de 11 kilómetros. El altar, considerado un foco de inseguridad, está ubicado en su tercera curva. 

Se barajan varias hipótesis sobre el significado del lugar, la Policía sostiene que transportistas que recorren la ruta rinden culto y le piden a Lucifer que no permita que tengan accidentes; otros indican que delincuentes acuden a pedir protección. 

Historias cuentan que los propios trabajadores que construyeron la autopista entre 1974 y 1977 elevaron el altar al haber presenciado la aparición del diablo, que les decía que esa zona era de su propiedad. El sector divide el bosquecillo de Pura Pura.

En la víspera el monseñor de La Paz, Edmundo Abastoflor dijo no creer "que la gente que vaya a saludar en la autopista repare en ello y mucho menos nuestro papa. Sin embargo, sabemos que nuestras autoridades están tomando previsiones".