Escucha esta nota aquí

Tres horas de alegatos fueron suficientes para que el Tribunal Octavo de Sentencia aprobara, por unanimidad, conceder la tutela de la acción de libertad al comunicador Carlos Valverde Bravo y decidió pasar al Tribunal de Imprenta el proceso iniciado por Gabriela Zapata.

La exnovia del presidente Evo Morales, Gabriela Zapata, acusó al presentador del programa de TV Todo por hoy por los delitos de discriminación, racismo y atentado contra la libertad del trabajo. Sin embargo, el 10 de marzo Zapata retiró la denuncia y fue tomada de oficio por la Fiscalía, que ayer no informó si mantendrá el caso.

El 3 de febrero, Valverde hizo pública la relación que existía entre el presidente Morales y Zapata, entonces ejecutiva de la empresa china CAMC que construye obras públicas por más de $us 500 millones.

El abogado Willam Herrera, defensor de Valverde, observó que el Ministerio Público en ningun momento menciona la vigencia de la Ley de Imprenta para que resuelva el conflicto de competencias que originó el programa de TV Todo por hoy y que se vulneró el derecho a acceder a un juez natural, como es el del Tribunal de Imprenta. En criterio de Herrera, la causa debió extinguirse porque la denuncia fue retirada por la parte acusadora, por lo tanto, pidió a los miembros del Tribunal Octavo de Sentencia que se extinga.

Después de escuchar las deliberaciones de la defensa de Valverde y las de los representantes del Ministerio Público, los dos vocales del Tribunal, Erwin Aguilera y Roberto Raúl Arias, votaron a favor de que el presentador de TV sea juzgado por el Tribunal de Imprenta porque la Ley de Imprenta está en plena vigencia para tratar denuncias contra periodistas en el ejercicio de sus funciones.

Esas afirmaciones fueron respaldadas por el juez José René Quezada, que además puso en entredicho el rol del Ministerio Público porque, según él, esa instancia en vez de defender los derechos de los ciudadanos, los persigue.

Al final de la audiencia, Valverde calificó la jornada de ayer como un “día histórico” para el periodismo porque el Tribunal Octavo de Sentencia reconoce la vigencia de la Ley de Imprenta. “Es un día histórico porque los tribunales de justicia reconocen al Tribunal de Imprenta. No tengo ningun problema en someterme a un tribunal de imprenta”, dijo