El proyecto denominado EuroVelo estará en total funcionamiento el año
2020. Serán 70 mil kilómetros de ciclovías que conectarán 42 países europeos, incluyendo los pertenecientes a la Unión Europea

De momento, la red cuenta con 14 vías ya definidas y se trabaja en una situada a lo largo del río Ródano, entre Suiza y Francia. La Federación Europea de Ciclistas (ECF, por sus siglas en inglés), encargada de desarrollar y gestionar el proyecto aclara que las rutas impares van de norte a sur y las pares de Este a Oeste o viceversa.

Proyectos como EuroVelo apoyan una forma sostenible de viajar que se está convirtiendo en un fenómeno dentro y fuera de Europa.

Además, los recorridos siguen senderos marcados por peregrinaciones ancestrales como el Camino de Santiago de Compostela en España o la ruta de Sigerico el Serio, el arzobispo que dejó por escrito su viaje de Roma a Inglaterra, en el siglo X.

La Federación Europea de Ciclistas (ECF, por sus siglas en inglés), encargada del proyecto, estima que cuando culmine la construcción de las rutas previstas se realizarán más de sesenta millones de viajes en bici al año a través de las rutas EuroVelo.

Las rutas


Ruta de la Costa Atlántica: Tiene 8.186 kilómetros de extensión y une a 6 países partiendo por Noruega y pasando por Reino Unido, Irlanda, Francia, España, hasta llegar al sur de Portugal. 

Ruta del Sol: Al igual que la anterior, la Ruta del Sol también comienza en Noruega, pero ésta sigue por Suecia hasta la isla de Malta. En total, son 7.409 kilómetros y pasa por nueve países, entre los que está Finlandia, Dinamarca, Alemania, Austria e Italia.

Ruta del Mar Báltico: Es la única ciclovía de las 15 que permite volver al lugar de inicio, en 7.980 kilómetros conectará nueve países: Lituania, Letonia, Estonia, Rusia, Finlandia, Suecia, Dinamarca, Alemania y Polonia.

Iron Curtain Trail: Es la más larga de todas, cuenta con 10.400 kilómetros y conecta Europa Occidental con el lado Oriental a través de un enorme recorrido por 20 países.