Escucha esta nota aquí

Uno puede ir caminando por las salas de la Feria del Libro de Guadalajara (FIL) y de repente se encuentra con Juan Villoro leyendo uno de sus cuentos acompañado de los mariachis; o al autor rumano Mircea Cartarescu leyendo algunos de sus poemas, y pidiéndole a los asistentes que, si quieren, se rían, ya que el humor es parte de los poemas que escribe; o a la argentina Claudia Piñeiro conversando con Alberto Manguel sobre la democracia como obra de ficción. 


En fin, muchas cosas para ver y admirar de la feria mexicana, que concluye mañana y que en su 31.º edición espera sobrepasar los 800.000 visitantes.

Estrellas
Con mariachis también fue agasajado el filósofo español Fernando Savater, que cumplió en plena feria 70 años. Al son de Las mañanitas, el autor dejó caer unas lágrimas por la emoción. Esto sucedió en el tercer día, durante la actividad que se denominó Mil jóvenes con Savater.

“He tratado de llevar estas cosas a los jóvenes porque están en un momento en que pueden cambiar su forma de vivir”, confesó el autor. Elena Poniatowska también tuvo la oportunidad de conversar con ‘mil jóvenes’ en la FIL, a quienes pidió que no se “desestimen” ni se crean peores que los de las generaciones anteriores. “No piensen que los de entonces eran héroes y los de ahora no lo son”, dijo la Premio Cervantes 2013. 

El discurso de inauguración estuvo a cargo del autor francés Emmanuel Carrère, que además fue distinguido con el Premio de Literatura en Lenguas Romances por su magnífica obra, que atraviesa la ficción y la no ficción. “Debo confesar que estoy un poco triste porque este magnífico premio ya no lleva el nombre de Juan Rulfo. Porque Pedro Páramo y El llano en llamas, que descubrí cuando tenía unos 20 años, han sido de las experiencias más fuertes en mi vida de lector”, indicó Carrère en su discurso. 

Y si de premios se habla, la chilena Nona Fernández recibió el miércoles el Sor Juana Inés de la Cruz, por su novela La dimensión desconocida, donde aborda el periodo de la dictadura en su país. “Ser escritor y no ser revolucionario debería ser también una contradicción hasta biológica”, dijo Fernández en su discurso de agradecimiento, recordando así la famosa cita del ex presidente chileno Salvador Allende, que se refirió de esa forma a los jóvenes. 

Bolivia, ausente
El año pasado Bolivia fue uno de los países invitados de la FIL Guadalajara y viajó una importante delegación de autores. En esta edición, sin embargo, solo asistió el poeta Gabriel Chávez.