Escucha esta nota aquí

Unos 40 adolescentes y jóvenes, sindicados de ser miembros de pandillas, tomaron bolsas de yute y tuvieron que limpiar los canales de drenaje de los alrededores de la comisaría de la Villa Primero de Mayo ayer, como sanción por haber sido arrestados consumiendo alcohol y estupefacientes entre la noche del miércoles y la madrugada de ayer. 

El comandante Alfonso Siles explicó que esta medida, además de la firma de actas de parte de los padres, en que se comprometen a ejercer mayor control sobre los adolescentes, es una de las medidas que se vienen tomando en las distintas EPI de la ciudad para combatir el flagelo de las pandillas que atemorizan a la ciudadanía.