Escucha esta nota aquí

Por más descabellada que suene la noticia, este matrimonio fue la salvación para Barbarella Buchner que vivía en una gran depresión tras separarse de su marido.

Con el señor tuvo una relación de más de siete años, pero por alguna razón tuvieron que separarse y debió reiniciar su vida nuevamente. La tristeza por la que atravesó fue profunda hasta que se dio cuenta que los amores de su vida habían estado ahí siempre: sus gatos Spider y Lugosi.

Fue así que la mujer de 48 años se casó con estos felinos y se fueron de luna de miel a las Islas Canarias. Aunque suene a locura, este compriomiso acaba de cumplir diez años de aniversario.

Barbarella le demostró su fidelidad a sus esposos y se tatuó sus iniciales en su pierna derecha.

"Son los amores de mi vida. No estoy sola, tengo a mis gatos ahora y siempre. Fue amor a primera vista, nunca olvidaré el primer día que los vi", dijo Barbarella, .