Escucha esta nota aquí

El gobierno colombiano propinó el más duro golpe militar a las FARC desde que hace 30 meses comenzaron los diálogos de paz en La Habana con un bombardeo que dejó 26 rebeldes muertos, lo que llevó este viernes a esa guerrilla a suspender su cese el fuego unilateral e indefinido.

"Los resultados preliminares de este operativo son 26 bajas, un menor de edad recuperado, que se encontraba herido y recibió atención médica, además de importante armamento incautado, como 37
fusiles y una ametralladora M-60", dijo el jefe de Estado colombiano, Juan Manuel Santos, en una declaración. 

Santos habló en la Casa de Nariño (Presidencia) rodeado de su saliente ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, nombrado embajador en EE.UU., y del mando militar y policial. 

Sobre el bombardeo el presidente dijo que nadie se puede llamar "a engaños", pues desde que comenzaron los diálogos de paz con las
Farc en Cuba, en noviembre de 2012, ha sido claro en que las operaciones contra la subversión "no se detendrían y no se
detendrán".

"Esta es una acción legítima del Estado en defensa y protección de la ciudadanía", dijo el mandatario, quien desde un principio ha defendido que la paz se debe negociar en medio de la guerra, sin un cese el fuego bilateral previo, para que la guerrilla no aproveche para fortalecerse militarmente como ha ocurrido en otras negociaciones previas.

Lo contrario piensan los jefes de las FARC, que siempre han
reclamado un cese el fuego
de ambas partes.

"Señor ministro, señores generales: esta ha sido, esta es y esta
seguirá siendo la orden: No bajar la guardia", repitió este viernes el
presidente. 

Fin a cinco meses de tregua

El bombardeo en el Cauca, la misma región en la que la guerrilla
dio muerte el 15 de abril a once militares que descansaban en un
polideportivo, es el mayor golpe que han sufrido las FARC desde que
comenzaron a hablar de paz con el Gobierno en Cuba. 

El Secretariado de las FARC, máximo órgano de ese grupo, anunció
el viernes la suspensión inmediata del cese el fuego unilateral que inició el pasado 20 de diciembre para reducir la intensidad del conflicto
armado en el marco de los diálogos de paz.

"No estaba en nuestra perspectiva la suspensión de la determinación del cese el fuego unilateral e indefinido (...) pero la incoherencia del Gobierno de Santos lo ha logrado", afirmó el Secretariado en un comunicado.

En los cinco meses que duró el cese el fuego los rebeldes de las las FARC fueron objeto "de ofensivas terrestres y aéreas", señala el mensaje guerrillero, fechado en las "montañas de Colombia".

El pasado 10 de marzo, en respuesta a esa tregua, Santos había
ordenado la suspensión de los bombardeos a los campamentos de la
guerrilla para generar confianza en la mesa de diálogos, pero el 15
de abril revocó la orden a raíz del ataque que mató a los 11
militares en el Cauca.

Temen venganza

La decisión de las FARC de reanudar sus hostilidades hace temer
un recrudecimiento del conflicto, una posibilidad advertida por
el propio jefe de Estado.

"Ya la guerrilla estará pensando en acciones de retaliación
(venganza), pero esa es justamente la espiral de violencia, odio,
venganza y retaliación
que nos han conducido a 50 años de guerra",
afirmó. 

La Defensoría del Pueblo advirtió por su parte de que el Sistema
de Alertas Tempranas ha detectado riesgo de "acciones armadas
inminentes"
de esa guerrilla en diez departamentos de distintas
regiones del país en las que tiene fuerte presencia. 

El senador Roy Barreras, copresidente de la Comisión de Paz de la
cámara alta y presidente del oficialista Partido de la U, lamentó la
decisión de las FARC y dijo que "siempre será una mala noticia que
alguien anuncie que va al ataque porque ello produce más muertos".

En cambio el procurador general, Alejandro Ordóñez, crítico del
proceso de paz de La Habana, advirtió a las FARC de que habrá más
operaciones militares
en su contra "si no se define rápidamente la
firma" de un acuerdo con el Gobierno.

Por su parte, la Asociación Colombiana de Oficiales en Retiro de
las Fuerzas Militares (Acore) afirmó que el alto el fuego unilateral
e indefinido suspendido hoy por las FARC en realidad nunca existió
en términos "ciertos y reales".