Escucha esta nota aquí

“Estamos ante el momento más transformacional de la humanidad y la disrupción es algo que ya no sorprende, sino que empieza a ser normal. Hay que entender las nuevas reglas del juego y sus impactos, y eso implica una nueva forma de pensar y un liderazgo que se enfoque en una cultura distinta a la acartonada o rígida”. Bajo este contexto, Julio Noriega, miembro del directorio del Grupo EL DEBER, compartió con más de 60 ejecutivos del tejido empresarial cruceño los nuevos horizontes que se perfilan en la estructura corporativa del futuro que poco a poco se acomoda en el país.

En este sentido, Noriega enfatizó en que los moldes jerárquicos tradicionales del empresariado deben evolucionar y mirar hacia modelos más ágiles con la conformación de equipos multidisciplinarios que se enfoquen en el consumidor. Además, señaló que dentro de una organización se debe contemplar, más allá de las estructuras, quiénes son los networkers y que generan sinapsis dentro de la compañía.

El ejecutivo también expuso casos de empresas exitosas que revolucionan al mundo con sus ideas. Indicó que los cambios que impulsan las empresas exitosas en el mundo llegarán cada vez más rápidamente a Bolivia y que hay que tomar atención a los líderes sectoriales que están utilizando las nuevas tecnologías en sus industrias.

Alineados con el cambio

El presidente del directorio del Grupo EL DEBER, Juan Carlos Rivero, se refirió a la apuesta en la que se desarrollan las nuevas estrategias de la casa periodística, que abraza nuevos conceptos como el de la interacción y que se apoyan en la tecnología para estar en sintonía con el consumidor. “Tengo la satisfacción de decir que EL DEBER sigue innovando porque creemos que es la forma de mantener una cercanía con nuestros lectores y anunciantes”, subrayó.

Por su parte, el gerente general Gerardo Pereyra expresó durante el evento que transformarse (una marca o negocio) no es una opción, sino es la única manera de enfrentar la vertiginosa evolución del mercado y de los modelos de negocio, y agregó que las empresas de hoy necesitan no solo evolucionar, sino revolucionar, adaptarse y fomentar las nuevas competencias dentro de la estructura organizacional.