Escucha esta nota aquí

Los 224 ocupantes rusos y ucranianos de un Airbus A321, que volaba de la localidad turística egipcia de Sharm el Sheij a San Petersburgo, murieron al estrellarse el avión ayer al amanecer en el desierto del Sinaí, en el este de Egipto. El Estado Islámico asegura haber derribado el avión; sin embargo, las autoridades de Moscú desmintieron esa posibilidad.

El contacto con el chárter de la aerolínea rusa Kogalymavia, más conocida como Metrojet, se perdió 23 minutos después del despegue, al amanecer de Sharm el Sheij, a orillas del mar Rojo, cuando volaba a una altitud de más de 30.000 pies (9.144 metros), según un responsable de la autoridad de control del espacio aéreo en Egipto.

“No hay ningún superviviente" y los cuerpos de las víctimas están desperdigados en 5 kilómetros, anunciaron a la AFP responsables de los equipos de rescate y de seguridad.

“Todos los pasajeros murieron", confirmó en las redes sociales la embajada de Rusia en la ciudad de El Cairo.

Los 15 primeros cadáveres fueron transportados a la morgue de El Cairo, anunció el Gobierno por la tarde.

Los restos del aparato accidentado fueron encontrados a últimas horas de la mañana en Al Hasana, en medio de una zona montañosa de la provincia del Sinaí del Norte.
De los 217 pasajeros, 214 eran rusos y tres ucranianos, aseguró el Ejecutivo egipcio, según el cual había 138 mujeres y 17 niños. Además transportaba a 7 miembros de la tripulación.
El presidente ruso, Vladimir Putin, decidió enviar a equipos de emergencia y a su ministro de Transportes Maxime Sokolov al lugar de la tragedia.
En Moscú, un responsable de la agencia federal rusa de aviación, Rosaviatsia, Sergei Izvolsky, explicó que el aparato despegó a las 05:51 (03:51 GMT, 11.51 HB) de Sharm el Sheij y se dirigía a San Petersburgo.

Indagan las causas
El avión se estrelló en el norte del Sinaí, feudo del brazo egipcio del grupo yihadista Estado Islámico (EI), autor de numerosos atentados contra las fuerza de seguridad, pero la altura en la que se encontraba cuando se perdió el contacto hace muy poco probable la hipótesis de que fuese alcanzado por los cohetes o misiles en poder de estos insurgentes, explican los expertos en la materia.

El último accidente aéreo en Egipto se remonta a enero de 2004 y causó 148 muertos.
Las cajas negras del avión siniestrado ya fueron recuperadas, lo cual permitirá esclarecer las causas del incidente, que se produjo poco después de que el vuelo despegara desde Sharm el Sheij