Escucha esta nota aquí

Algunas conclusiones fundamentales sobre la decisión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya que falló contra la demanda boliviana de obligar a Chile a negociar una salida soberana al océano Pacífico.

1. El fallo es contundente y no deja margen para interpretaciones sutiles.

2. La decisión es una derrota, no de Evo Morales, sino de todos los bolivianos que creímos en la estrategia adoptada.

3. Las derrotas son heridas históricas que en este caso complicarán aún más los pasos futuros para retornar al mar.

4. Por eso es un momento de dolor y de esperanza: en las cenizas de las derrotas están las semillas de futuras victorias.

5. Si es cierto que la derrota es de todos, no es menos cierto que la responsabilidad de esa derrota jurídica es de los generales (las cabezas de la política exterior), los cuales deberán asumir las consecuencias ante el pueblo y la historia.

6. Solo queda aceptar el fallo y retomar con humildad y unidad el camino del diálogo, la única vía para resolver los asuntos pendientes que todavía tenemos con el vecino Chile.