Escucha esta nota aquí

La madrugada de este sábado se realizó un operativo policial en una casa que funcionaba como lenocinio y en la que se explotaba a menores de edad.

Los uniformados llegaron hasta el lugar gracias a la denuncia de una joven de 17 años que logró escapar. La muchacha, oriunda de Yapacaní, había llegado hasta Warnes en busca de trabajo.

Cuando conoció a la dueña del establecimiento, ésta le ofreció trabajar en una rockola. Una vez allí, intentó forzar a la joven para que mantuviera relaciones sexuales con los clientes. 

La información fue proporcionada por el comandante Freddy Meneses quien indicó que además se investiga la situación de otras menores explotadas sexualmente y anunció que la dueña del lenocinio será presentada ante el juez.