Escucha esta nota aquí

Hugo Cherepinsky, socio gerente de APG Consulting S.R.L., recientemente estuvo en Bolivia para participar en un evento realizado por la Cámara Empresarial de Integración Boliviano–Argentina (Ceiba) y la firma Agentax Soluciones Tributarias, en el que presentó sus soluciones para la facturación electrónica. La empresa, que lleva más de 10 años, se dedica al desarrollo de productos y soluciones informáticas. Tiene presencia en Argentina, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Perú y ahora en Bolivia, la cual operará como Comprobantes Electrónicos de Bolivia S.R.L.

¿Cuál es el negocio de APG Consulting?

APG Consulting cuenta con una serie de soluciones capaces de integrar los sistemas de las empresas para que operen con la facturación electrónica. En caso de que la compañía no cuente con algún sistema, APG Consulting proveé un archivo Excel, en el cual las firmas pueden cargar sus facturas y enviarlas a su portal para que lo procese automáticamente. Tenemos más de 1.000 clientes con 50 sistemas distintos. Además, contamos otros cientos que no tienen sistemas. Para cada cliente tenemos una solución, de acuerdo con sus necesidades.

En los más de 10 años que llevan en el mercado, ¿cómo ha evolucionado el tema de la facturación electrónica en los países donde tienen presencia?

La factura electrónica, si bien genera al principio en el empresariado ciertos temores porque debe cambiar a un nuevo modelo, termina siendo una importante mejora en los procesos de las compañías porque agiliza todo el proceso de facturación, minimiza los errores, deja las facturas menos tiempo en la calle y asegura la recepción de ese comprobante. De igual manera es un gran ahorro en papel, tinta, envío y reimpresión de facturas que no son recibidas. Es un camino de ‘hierro’, que cumple con la obligatoriedad de Impuestos Nacionales, pero termina siendo para la compañía una mejora de procesos que se empieza a vivir una vez que está implementado. La parte anterior a ese proceso es informarse. Existe cierto temor en las empresas, por eso realizamos una presentación para desmitificar la complejidad.

¿Cuánto demora el proceso de implementación y adopción de su plataforma en las compañías?

Nosotros como proveedores del servicio acompañamos a la compañía en el proceso de implementación del sistema. Desde que el sistema emite un comprobante hasta que pasa por nuestro sistema, va a Impuestos y vuelve, genera comprobante, se envía al receptor, y todo ese proceso para dejarlo en marcha y funcionando plenamente, tarda entre cuatro y seis semanas. Es bastante sencillo, ya que una gran mayoría de empresas cuenta con áreas de tecnología o sistemas robustos.

¿Las soluciones que ofrecen contemplan los dispositivos móviles?

Nuestra aplicación también está adaptada a equipos móviles, cualquier persona puede visualizar o descargar la factura que le han enviado en su dispositivo móvil.

¿En cuál de los países donde tiene presencia el tema de la facturación electrónica está más avanzado?

En la mayoría de los países la facturación electrónica se ha implementado con determinadas normativas de mercado, pero los impuestos nacionales de cada país durante la puesta en marcha han realizado cambios, por lo que el mercado ha tenido que adaptarse. La mayoría de esos cambios es el proveedor quien los soporta, el contribuyente no sufre ningún impacto. Lo importante es que la empresa elija un proveedor muy solvente que no solamente le venda un servicio, sino que este soporte todos los cambios que produzca el organismo impositivo y le asegure la continuidad de su negocio.

En el caso de Bolivia, ¿han tenido alguna dificultad para implementar sus soluciones?

Vemos que la gente de Impuestos está trabajando muy duro para certificar los productos de software de empresas como la nuestra. Existe un proceso de aprendizaje en todos los países. Bolivia está en este camino irreversible de la implementación de la facturación electrónica, será en abril o mayo, o más adelante, pero se dará, porque en toda la región está sucediendo. Nosotros tenemos más de 1.000 clientes trabajando con nuestra plataforma, de los cuales un gran porcentaje es pyme. Las ventajas para las pyme es que compran un servicio que pagan mensualmente (poco) y solucionan su obligación ante Impuestos Nacionales. Esto les permite mejorar sus procesos y al final logran ahorrar dinero debido a la eficiencia.

¿Planea ingresar a nuevos mercados con la oferta de sus soluciones?

Siempre estamos pendientes de nuevos mercados. Colombia fue el último que se sumó a la facturación electrónica y tiene un altísimo volumen de compañías con las cuales podemos trabajar. Además, existen otros mercados interesantes que recién se van a sumar a este tema, como Paraguay.

En Centroamérica hay mucho por desarrollar aún, sobre todo en países como Panamá. En cada país donde trabajamos instalamos nuestra propia oficina para apoyar a las empresas en la implementación y el uso de nuestras soluciones informáticas y brindar asistencia. El nombre formal en el país es Comprobantes Electrónicos de Bolivia S.R.L., y el nombre de producto o marca registrada es Confiar.