Escucha esta nota aquí

Basura, escombros, llantas, hasta animales muertos, así encontró ayer EL DEBER al cordón ecológico, que hace de protección natural para evitar que la capital cruceña se inunde.   

Los microbasurales abundan entre el primero y segundo dique de contención o área de rebalse, más propiamente en la zona de la avenida Roca y Coronado, así como en la prolongación de las avenidas Centenario y Busch. 

Precisamente estas son algunas de las áreas en las que se pretende aterrizar los puentes que se quieren construir para conectar a Porongo con la capital cruceña.

El cordón ecológico está siendo utilizado por malos vecinos para arrojar sus basuras a través de la contratación de carritos, incluso por personas drogodependientes, que han convertido al lugar en su guarida. Incluso algunos comerciantes ambulantes que venden refrescos y otros productos a los bañistas que acuden al río Piraí para refrescarse y disfrutar del lugar, no toman el cuidado de portar basureros o levantar los desechos que arrojan los turistas. Así el cordón poco a poco se ha ido llenando de basura, lo que significa no solo un daño para el medioambiente, sino también un riesgo para la salud de la gente por los malos olores.

Se vienen operativos

Con la finalidad de frenar que los malos vecinos sigan echando  desperdicios no solo en el cordón ecológico, sino en distintos puntos de la urbe cruceña, el gerente de la Empresa Municipal de Aseo de Santa Cruz (Emacruz), Johnny Bowles, anunció que a partir de esta semana se realizarán operativos de control en la zona.

Carrito que sea encontrado botando basura en el cordón ecológico será sancionado. 

Bowles adelantó que hoy sostendrá una reunión de coordinación con las secretarías de Seguridad Ciudadana, Movilidad Urbana, Salud  y Medio Ambiente del gobierno municipal para coordinar los operativos y ver qué hacer con los animales (caballos), puesto que ya se cuenta con una normativa respectiva.

Se estima que alrededor de 3.000 sitios en la mancha urbana son utilizados por los vecinos como basurales alternativos, espacios que también el gobierno municipal se compromete a limpiar y controlar, aunque admite que los que arrojan basura generalmente operan por la noche o de madrugada.

“Dentro de la programación que tenemos y a pesar de que se los limpia todos los días, inmediatamente las carrozas tiradas por caballos vuelven a generar estos microbasurales”, dijo Bowles.

Agregó que se cuenta con una ordenanza que prohíbe a las carrozas tiradas por caballos recolectar  basura, pero los propietarios hacen caso omiso, por lo que se aplicará sanciones.

El miércoles habrá un foro

Por otra parte, el gobierno municipal capitalino anunció la realización de un foro sobre la región metropolitana y las conexiones a través del río Piraí.

El evento  se realizará este miércoles 7 en las instalaciones del Concejo Municipal, a partir de las 10:30. 
Los ediles invitan a su foro a  los vecinos, autoridades nacionales, departamentales y de municipios aledaños, así también a los profesionales, universidades y empresarios. El objetivo es debatir, y proyectar en conjunto la gran metrópoli de Santa Cruz. 

La comuna cruceña busca un debate técnico con respecto a la propuesta de Porongo y del empresariado privado de construir puentes en la zona del Urubó.

Un poco más sobre los basurales

1.- El barrio Ambrosio Villarroel, ubicado en la zona del cordón ecológico, no se salva de los desperdicios. Allí se pudo observar al menos dos microbasurales.

2.- En 2017 Emacruz puso en marcha un proyecto piloto para dotar de asientos y colocar plantas con la finalidad de evitar los basurales, pero no se tuvo éxito por la falta de compromiso vecinal.

3.- Hay microbasurales en la radial 15 y cuarto anillo, así como en el Parque Industrial, en la zona de Alto San Pedro y en los alrededores del ingenio La Bélgica.