Opinión

A tus pies Madre India

Hace 12/11/2017 10:26:00 AM

Escucha esta nota aquí

El centro histórico es el epicentro de los acontecimientos políticos, cívicos y sociales más importantes en la historia latinoamericana. Ahí nace, se gesta y se parte al objetivo colectivo principal. De la misma manera en esta tierra, la plaza principal 24 de Septiembre fue escenario de bastantes enfrentamientos y motines, muchos de ellos sangrientos; se puso la primera loseta en una de sus calles aledañas, los más importantes edificios se construyeron a su alrededor, la catedral, la Universidad, la casa de Gobernación, el club social, el gobierno municipal, la Casa de la Cultura y otros que han sido parte de su desarrollo; junte de jóvenes y adultos, hombres y mujeres. Descubridora de liderazgos, escenario de artistas, cómplice de amores y… mucho más por nombrar. 

Santa Cruz fue creciendo y estos acontecimientos tomaron otros escenarios, como El Cristo (Emiliano Luján, autor de esta obra) también considerado un símbolo cruceño de fe que marca la evangelización y la creencia cristiana de la gente. Fue entregado en el IV Congreso Eucarístico Nacional de 1961 en el gobierno de Víctor Paz Estenssoro. En 2013 se declaró Patrimonio Cultural Material del Estado. A sus pies se llevó a cabo el Cabildo del Millón pidiendo autonomía para esta región.

En 1978, David Paz Ramos presenció cómo un niño ayoreo corría asustado a los brazos de su madre. Le impactó tanto esta imagen que la presentó en arcilla a Noel Kempff Mercado, quien gestionó la construcción del monumento. Está ubicado en el segundo anillo anillo y av. La Barranca, y es símbolo de fortaleza y protección.

Todo este preámbulo de íconos tiene momentos históricos; sin embargo, la Madre India está esperando ser protagonista de muchas manifestaciones y así como la vida va dando vueltas, estamos viviendo en la era donde las mujeres somos protagonistas de luchas locales y nacionales. De esta manera les propongo tomar este imponente ícono que merece más historias de hijos e hijas que luchan día a día, que protegen y defienden a los suyos como leonas. Ícono para unir madres de diferentes etnias y  reivindicar a aquellas olvidadas. Merece que todas las luchas y manifestaciones comiencen y terminen a sus pies.