El presidente Evo Morales pidió este viernes desde Santa Cruz dejar de lado las diferencias de toda índole para preparar la llegada del papa Francisco y recibir de buena manera a toda la delegación que llega desde el Vaticano.

El mandatario aseguró que Bolivia, y en especial Santa Cruz, estarán en el centro de la atención mundial por lo que se debe ofrecer una buena recepción. 

"Estos días tenemos que olvidarnos de nuestras diferencias ideológicas, diferencias programáticas, diferencias de carácter social, cultural. Aquí es el pueblo quien da la bienvenida al papa Francisco", señaló Morales.

El primer mandatario dijo que durante la visita del papa no está en juego su imagen ni la de otra autoridad municipal o departamental sino "la imagen de Bolivia".

El presidente pidió también a todas las instituciones encargadas de organizar la visita del pontífice y a la población religiosa, en especial de Santa Cruz, hacer de la visita papal un éxito que demuestre que Bolivia está a la altura de estos eventos.

"Convoco al pueblo cruceño, unidos, organizados, movilizados, a recibir al papa Francisco y esperamos que sea una fortaleza de nuestra fe religiosa", dijo Morales. 

Santa Cruz y no Tarija

El mandatario además reveló que la ciudad en la que el papa Francisco debía centrar sus actividades durante su visita a Bolivia era Tarija, pero que se pidió a la delegación del Vaticano que sea Santa Cruz el lugar elegido.

"La delegación me decía "el acto central debe ser en Tarija", saludamos esa iniciativa pero nosotros solicitamos que sea en Santa Cruz, una gran población. Además de eso, con las disculpas de Tarija, con la cumbre del G-77 hemos aprendido a garantizar un evento internacional", dijo.