Escucha esta nota aquí

El blanco y el dorado serán los colores que resaltarán en la fiesta de la familia Peña para atraer el éxito. Tienen prevista una reunión familiar de unas 15 personas. 

Como ellos, muchas familias están en los preparativos para recibir el nuevo año con buenas vibras; y algunos como María Fernanda Landívar se anticiparon para hacerlo entre colegas en el trabajo, pero mañana se reunirá con toda la familia y amigos, que acuden a la casa de uno de sus tíos, donde habrá musicón.

La mayoría tiene prevista una cena donde el ingrediente principal será la carne de chancho. 
La tradición de comer esta carne el 31 de diciembre es  porque este animal siempre empuja con el hocico hacia adelante, lo que encamina al progreso.

Salomé Quisbert también se alista para la cena familiar. En su casa el plato será lechón al horno y les gusta poner en la mesa muchas frutas, pero a medianoche, cuando el reloj marque el inicio de 2018, comerá las 12 uvas para tener 12 meses de buena suerte.

Martha de Janco es una comerciante del mercado Abasto que vende sahumerios, velas, billetes y todo cuanto necesite para llamar a la prosperidad en el festejo de Año Nuevo.  Tiene algunos sahumeríos para la Madre Tierra, que llevan incienso y algunos productos para atraer a la clientela para los que tienen algún negocio. También se le añade billetes para los que están dispuestos a buscar un capital de trabajo en el nuevo año que se inicia, y todo eso se complementa con unos dulces de mesa, que son para atraer el amor, el cariño y la protección para el hogar. Hay algunos sahumerios sencillos, a Bs 20; pero el completo sale a Bs 120.

Ella es potosina y está añorando la celebración de esta fiesta en su tierra natal, porque comenta que es tradición matar una llama y en una mesa muy especial se coloca la cabeza, que se ofrece a la Madre Tierra, y el resto de la carne se prepara para compartir con los familiares. 
 Las fiestas que se alistan, sea en locales o domicilios particulares, tienen el sello de la tradición.

Tags