Escucha esta nota aquí

Karen D., la expareja del diputado Henry Cabrera, que denunció ultraje físico y sicológico y que como pruebas presentó un muestrario fotográfico de varias partes de su cuerpo con huellas de maltrato, sorprendió con la presentación ante la Fiscalía de un desistimiento de la acción penal pidiendo que el caso se archive.

El documento fue recibido con el sello de la Fiscalía el martes 30 a horas 18:38, el mismo día en que el denunciado pidió licencia de 30 días ante la Cámara de Diputados. En su parte sobresaliente, el documento señala: “Hago conocer la voluntad de presentar actos procesales de desistimiento de la acción penal, de exordio y solicito a la autoridad se sirva comunicar al señor juez de la causa que se disponga el archivo de obrados”.

El documento lleva la firma de la expareja de Cabrera y de su nuevo abogado, Oved Añez Vaca.

Fiscalía seguirá de oficio

La Fiscalía confirmó la recepción de la solicitud de desistimiento a través de las fiscales de la Unidad de Víctimas Especiales (UVE). Giovana Castro y Marina Pérez manifestaron que respetan la decisión de la denunciante porque está en su derecho. Expresaron que el pedido será objeto de análisis pero adelantaron que la Fiscalía seguirá la acción de oficio como lo establece la ley.

Por otra parte, indicaron que se otorgó todas las medidas de protección a la víctima y que aún falta evaluar todas las actuaciones, por lo que todavía no se habla de presentar imputación contra el diputado Cabrera.

Cambió de abogado; no aparece

Curiosamente desde el lunes la denunciante no apareció más ni contestó su celular, señaló Mario Tordoya, el abogado que inició las acciones en su defensa.

Es más, Tordoya indicó que también se vio sorprendido al conocer que Karen D. había presentado el desistimiento y aclaró que el documento está firmado por otro abogado. La mujer ni siquiera acudió a su persona a pedir el pase profesional que establece la ley. El jurista además observó que, curiosamente, Cabrera tampoco aparece.

Ley 348 prohíbe desistimiento

La ley 348 contra la violencia a la mujer, en su artículo 46, señala que incluso la conciliación en casos de maltrato físico y sicológico está prohibida.

“La conciliación está prohibida en cualquier hecho de violencia contra las mujeres, que comprometa su vida e integridad sexual”, reza el artículo. Agrega que ninguna institución receptora de denuncias, ni sus funcionarias, podrá promover la conciliación ni suscripción de ningún tipo de acuerdo entre la víctima y su agresor.