Escucha esta nota aquí

La Confederación Nacional de Trabajadores en Carne de Bolivia (Contracabol) suspendió este domingo todas sus medidas de presión iniciadas desde la semana pasada, para no entorpecer la visita del papa Francisco al país, y decidieron aguardar el diálogo con el Gobierno para resolver sus demandas, confirmó el secretario ejecutivo del sector, Pedro Yujra.

"Hemos optado por levantar las medidas de presión, inclusive suspender la marcha que teníamos programado para mañana lunes, porque también hay un programa específico por la llegada del papa, no queremos entorpecer el programa que tiene previsto el Gobierno", declaró a la ABI.

Dijo que se tomó esta decisión "por fe", ya que su gremio es devoto de San Francisco de Asís, patrono de los carniceros.

"Como el papa lleva el nombre de San Francisco, entonces por esos motivos hemos decidido levantar las medidas", respaldó.

Los carniceros intermediarios, desde la primera semana de junio hasta la fecha, ingresaron en un paro y medidas de presión con el objetivo de acceder a beneficios en el pago de sus impuestos.

Yujra mencionó que su sector aguardará que el Ministerio de Economía los convoque para dialogar y encontrar una solución al conflicto por el pago de impuestos.

Gobierno saluda la decisión de los carniceros

La viceministra de Política Tributaria, Susana Ríos, calificó de "positiva" la actitud de los carniceros, por suspender todas sus medidas de presión, para no entorpecer la visita de tres días del papa Francisco al país.

"Me parece una actitud sensata, no se puede mezclar un conflicto interno, de un grupo pequeño de mayoristas frente a la llegada de una autoridad importante como es el Papa que trae un mensaje de confraternidad y hermandad, me parece una actitud bastante positiva de parte de ellos", explicó.