Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales propuso ante la prensa internacional que se levante el secretario bancario para luchar contra el lavado de dinero y las cuentas ‘offshore’ como las que destapó el consorcio de abogados Mossack Fonseca, en el caso conocido como los "Papeles de Panamá".

Un periodista de la televisión brasileña le consultó a Morales cómo explica el hecho de que Estados Unidos no haga nada para dar fin a los bancos offshore estadounidenses que existen en varios países del mundo y que reciben dinero “ilícito” que, según las Naciones Unidas, incluso es proveniente del narcotráfico. 

El mandatario anunció que el 21 de abril habrá una cumbre sobre la lucha contra el narcotráfico en Estados Unidos, donde “Bolivia va a demostrar que a partir de las convenciones del ‘61 y tantas otras que empezaron desde Viena, Austria, sobre esta lucha antidrogas, han sido un rotundo fracaso. Nosotros desde Bolivia sin bases militares, sin DEA e incluso sin la responsabilidad compartida de países consumistas hemos demostrado que es posible enfrentar esta lucha con la participación del pueblo”.

“Uno de nuestros pedidos internacionales ha sido acabar con este sistema bancario y lamento mucho que EEUU nunca entienda ni escuche a los pueblos del mundo. Y un tema que será planteado es por qué no acaban con el secreto bancario, los narcotraficantes no llevan la plata ni en la maleta, ni en aviones, ni en la mochila, ahí están estos bancos, por eso estamos convencidos de que desde el punto de vista del imperio norteamericano la lucha contra el narcotráfico tiene un fin y es el control geopolítico en los países, especialmente en América Latina y el Caribe. Qué bueno sería que haya una verdadera lucha pero no la vemos”, explicó.

Morales dijo no explicarse cómo un país como Estados Unidos, con tanta tecnología y sistemas de inteligencia como la DEA o la CIA, no puede controlar el dinero proveniente del narcotráfico. “En nuestra pequeña experiencia, la lucha con militarización y de carácter policiaco con la doctrina norteamericana ha sido un profundo fracaso y uno de los temas importantes es el secreto bancario”, ratificó Morales.

Apoyo a Bernie Sanders

Morales se sintió sorprendido por la posición anticapitalista que expresó el precandidato a la presidencia de EEUU, Bernie Sanders, durante su intervención en la conferencia que se realiza en el Vaticano y dijo que si él fuese presidente, EEUU cambiaría.

“Le recomendé que se cuide, porque es una posición ideológica que comparto. Siento que si él fuera presidente, sería cambiar EEUU. Le decía que los millonarios se compran las elecciones, el sistema capitalista, los banqueros, los empresarios, las transnacionales petroleras son los que financian y cuando algún partido gana no es el que gobierna, menos el pueblo, sino los empresarios y los banqueros. Esa es mi profunda diferencia con países y gobiernos donde los resultados son producto del financiamiento de algunos empresarios. Le deseo mucha suerte, mucho futuro en su campaña interna”, expresó Morales en la conferencia de prensa que ofreció la mañana de hoy en Roma.

Se siente respaldado

Varias de las preguntas de la prensa internacional hacia Morales se refirieron a los resultados del referéndum del 21 de febrero, donde perdió el Sí a la modificación de un artículo de la Constitución que permitiría su repostulación a la presidencia en 2019.

El presidente insistió en que hay una arremetida desde Estados Unidos y que la oposición en Bolivia ha inventado una serie de mentiras. Reconoció que por el momento puede verse afectado, pero que le sorprende que una encuesta que acaba de conocer le da casi el 52% de respaldo.

“El imperio norteamericano ha cambiado de golpistas, nuestras FFAA están con el pueblo, ya no están con el imperio como antes, para Bolivia se acabó la doctrina militar norteamericana. Estamos creando una escuela militar antiimperialista, nacionalista. Antes eran usados por los EEUU en especial, entonces como ya no pueden usar a las FFAA para golpes, ahora es otra forma de golpe. Ya no hay un golpe militar, sino un golpe judicial o un golpe de pobreza”, expresó.

Aseguró que la derrota en el referéndum ha sido una llamada de atención a los movimientos sociales que han entendido que “el segundo tiempo, la segunda parte son las elecciones de 2019. Entonces, vamos a prepararnos para las elecciones”.