Escucha esta nota aquí

Un grupo de trabajadores del Ministerio de Defensa se acercó a este medio para denunciar que están sometidos a amenazas de despidos por no votar en las primarias. Además, aseguran que enfrentan el cobro mensual que consideran “ilegal” del 5% de su total ganado, que va destinado al MAS. El titular de esa cartera, Javier Zavaleta, admitió que ese es un aporte “voluntario” que hacen los funcionarios militantes, y confirmó que hasta ahora no firmó ni un solo memorándum de despido después de la inédita elección del 27 de enero.

Los funcionarios, que pidieron reserva de sus nombres para evitar posibles represalias, en ningún momento acusaron al ministro Zavaleta, sino se refirieron a funcionarios de menor rango “que tienen a la gente amedrentada y amenazada con echarlos si es que no se cumple lo que piden”, dijo uno de los denunciantes.

Las fuentes citaron una lista de personas que supuestamente cometen estos abusos y luego los describieron como un “grupo familiar”.

El ministro Javier Zavaleta, cuando este medio lo llamó, se encontraba en un recorrido en vehículo en la zona de Caranavi. Pidió a su chofer que se detenga para contestar el requerimiento. “Si hay algún caso de nepotismo dentro del ministerio con gusto lo vamos a procesar. Desde que yo me hice cargo, nos hemos esforzado en cerrar cualquier posibilidad de que esto ocurra, pero si hubiera, lo vamos a investigar y procesar. Bajo ninguna circunstancia permitiremos cualquier tipo de abusos”, prometió.

Primero, los funcionarios denunciaron que “con prepotencia” se cobra el 5% del total ganado a cada empleado, “sin considerar que tenemos necesidades familiares y deudas”.

Sobre este punto, Zavaleta respondió: “Tengo entendido que los militantes del MAS hacen un aporte para el partido. No sé exactamente quién hace los cobros o cuál es el mecanismo para el aporte, pero sé que lo hacen. Es importante recalcar que es absolutamente voluntario. Solo el que quiere aporta”, aseguró.

Los denunciantes, sin embargo, dijeron que cuando pasa un “cobrador”, mencionarle el “aporte voluntario” y no darlo implica que “la persona encargada de recolectar recalque que se elevará un informe y, probablemente, eso determine el despido. Estamos presionados”, dijo la fuente.

De hecho, tras las elecciones primarias, los denunciantes señalaron que estas personas hicieron correr la voz que se alistaron 50 memorándums de despido “para las personas que no están con el proceso de cambio y que en las primarias no fueron a emitir su voto de apoyo al MAS”.

Al respecto, el ministro señaló que “la verdad es que hasta ahora no firmé ningún memorándum relacionado con eso”.

Informaron también que obligaron a la gente que trabaja en el ministerio a llenar los libros de registro para el partido. “A tal punto llega la presión de estas personas que nos hemos animado a denunciar”, reveló.

Por su lado, Zavaleta se comprometió a investigar y, si es necesario, se iniciarán procesos. “Este tipo de procedimientos no son parte de mi visión de dirección que tengo del ministerio”, manifestó la autoridad.

Tras la apatía de los militantes del MAS en las primarias, la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam) pedirá al Gobierno que depure a los “traidores” e “infiltrados” que ocupan cargos en los ministerios, una medida para encarar las elecciones nacionales, declaró a ANF el dirigente de la Confederación de Transporte Libre, Grover Cuevas. El lunes, el diputado Sergio Choque criticó a los servidores públicos que no son leales y tienen una doble moral, al citar que el 27 de enero algunos inscribieron en su papeleta de sufragio que fueron obligados a votar, pero que no son del MAS.

El dirigente de los interculturales, Henry Nina, señaló ayer que los funcionarios públicos debieron participar en las primarias, porque se necesita gente “comprometida”. Sin embargo, dijo que se opone a cualquier cobro obligatorio que se hubiera realizado en cualquier ministerio.