Escucha esta nota aquí

Fue cosa de 24 horas. Entre el miércoles y el jueves, un turbión elevó, de golpe, las aguas del río Acre de 8,30 a 12 metros, provocando desbordes que afectaron al municipio pandino de Bolpebra. También a Assis (Brasil) y a Iñapari (Perú), corrobora el diario O Alto Acre. La crecida es extraordinaria y ha movilizado a autoridades de los tres países, al punto de que, según Erbol, el gobernador de Pando, Édgar Polanco, declaró emergencia debido al riesgo de que esas aguas ‘bajen’ con fuerza a Cobija en menos de 48 horas.

“Se ha desbordado el río Acre. Hemos tenido afectados a la altura del municipio de Bolpebra, se ha evacuado a los soldados de la Capitanía de Puerto”, informó Polanco a la red Erbol, advirtiendo que “estas aguas estarían llegando a Cobija afectando a barrios importantes (como) Catarata, Mapajo y Villamontes. Eso nos ha hecho que declaremos el estado de emergencia”.

Alarma también en Brasil
“Estamos tomando las medidas para una posible evacuación de los residentes costeros de Brasiléia. (...) El volumen de agua en Assis es muy grande y puede llegar en las próximas 48 horas”, corroboró el secretario de Obras de Brasiléia, Ivanaldo da Costa Rufino, también coordinador de Defensa Civil.

En Assis, el desborde del río provocó cortes de rutas y anegó viviendas, obligando a que personal de Defensa Civil evacue a algunas familias. Algo similar ocurrió en el lado peruano, donde algunos viajeros quedaron varados a la espera de que las aguas bajen para seguir sus recorridos por la frontera tripartita.

El temor de las autoridades bolivianas y brasileñas radica en la posibilidad de que se repita el desastre de 2012, en Cobija, Brasiléia y Epitaciolandia. Además, a principios de este año, el ingeniero civil Oscar Soria advirtió sobre el riesgo de que un turbión del Acre pueda devastar el distrito brasileño de Samaúma y provocar una inundación masiva en la capital pandina.

Granizo afecta a 480 familias
Unas 230 hectáreas de cultivos y 480 familias quedaron afectadas por una granizada caída el lunes en los municipios de Arani, Tarata y Arbieto, informó la Gobernación de Cochabamba.

“En Arani tenemos 30 hectáreas, en Tarata 40 hectáreas y en Arbieto unas 200. En familias afectadas tenemos 60, 120 y cerca de 300 en el mismo orden”, detalló el jefe regional de la Unidad Técnica de Riesgos, Oscar Soriano.

Para la Gobernación cochabambina es preocupante que los daños agrícolas en Arani afecten los cultivos de durazno, alfalfa, tomate, maíz y uva, por su gran valor económico regional