Escucha esta nota aquí

El miércoles compartió el escenario del Madison Square Garden con 20 artistas latinos, entre ellos Jennifer López, Wisin, Pitbull, Víctor Manuelle, Luis Enrique y Elvis Crespo. Y hoy estará en la tarima del Festival por la Vida que se desarrolla en las afueras del Tahuichi, desde las 17:00, donde también actuará el grupo Tercer Cielo.

El rapero puertorriqueño, que popularizó éxitos como Me acuerdo, Bomba para afincar, La vecinita, Blanca y Desahogo, compartirá con la juventud boliviana un mensaje y principios que logró curtir en 30 años de carrera. Ayer por la mañana atendió a Sociales&Escenas en una extensa entrevista exclusiva, donde no guardó nada.

Legado
La industria musical reconoce a Vico C como uno de los pioneros del rap latino y de la fusión de géneros tropicales con la música urbana, una cualidad de la que está orgulloso. “Eso me ayudó a ser catalogado como un artista, no como un simple rapero que tiene la habilidad de rimar, sino como alguien que tiene la maestría para hacer arreglos musicales”, afirmó.

Su lírica callejera, su estilo directo y su sensibilidad por la problemática social hicieron que se lo conozca como el filósofo de la calle. Actualmente, con 44 años encima, confesó entre risas que de callejero solo le queda el acento y el caminar. Aseguró que solo escucha música urbana “para estar al tanto” y que procura “contenido”.

Con su pronunciación caribeña aseveró que tiene fuerza y que hoy tiene mejores letras que antes. “La escasez de mensajes que hay actualmente en el rap me motiva a seguir. Cuando surja otra personalidad en medio del secularismo que aporte un mensaje de luz, me relajaré un poco y quizás me retire”, anunció. “Además, me veo joven para mi edad” (risas).

Con una vida llena de subidas y bajadas apuntó a la falta de privacidad como el mayor problema de ser un artista. Y sin dudarlo reconoció que el ego fue el principal demonio que tuvo que enfrentar. “Porque de ahí empiezan otros problemas, como las experiencias con drogas y el alcohol. Uno se cree inmortal o piensa que compra algo que no todos pueden hacerlo. Esa sensación te puede aislar o aburrir en medio del éxito”, dijo.

Religión
¿Qué sensación tiene cuando ve a los jóvenes bailando y cantando sus canciones que fueron lanzadas hace ya 20 años? “Me hace pensar mucho sobre el propósito que Dios tiene para nosotros. Siempre pensé que él nos usa a pesar de que nosotros no nos demos cuenta. Yo no digo: ‘¡oh!, qué grande es mi música que suena hasta ahora, sino profeso. Qué maravilloso es el Señor que permite que esto suceda’”.
Dijo que no tiene versículos preferidos porque no le gustan los amuletos; sin embargo, señaló al Salmo 138, 6 como una guía, aquel que dice: “Porque Dios atiende al humilde; mas al altivo mira de lejos”.

Y aunque aseguró que siempre estuvo cerca de Dios, fue una noche de 1993 que decidió adoptar el cristianismo. “Estaba consumiendo cocaína y sentí una explosión inexplicable en el pecho que me motivó”. Sin embargo, por su rechazo a congregarse empezó a tener luchas más fuertes. “Cuando recaí en el consumo de drogras, concretamente con la heroína, fue la fuerza de Dios que me liberó de ese demonio”, reveló. “Un evangelista normalmente comparte su testimonio desde el día en que se convirtió y nada más. Pero muy pocos te hablan de las recaídas”, agregó