Escucha esta nota aquí

Una locomotora de tren volcó este sábado por el estallido de una bomba en la provincia egipcia de Suez sin causar víctimas, mientras que otra explosión derribó una torre eléctrica en la ciudad de Hurgada.

El primer artefacto, de fabricación casera, fue colocado por desconocidos y detonado por control remoto en la línea férrea que une la ciudad de Suez con la de Ismailiya (noreste), informaron fuentes de seguridad.

El jefe de seguridad de Suez, Tareq al Yazar, citado por la agencia oficial Mena, explicó que las autoridades han lanzado una operación para detener a los autores de este ataque.

Por otra parte, una torre de electricidad que genera energía para el aeropuerto de Hurgada, en el este de Egipto, se cayó por la explosión de una bomba colocada en las proximidades.

Las autoridades egipcias, tras el ataque, despejaron la zona y consiguieron desactivar otros artefactos explosivos.

El viernes, un coche bomba explotó frente a un puesto de Policía en la ciudad mediterránea de Alejandría, y un artefacto estalló cerca de una iglesia en el sur de El Cairo, sin causar víctimas.

Los atentados terroristas han aumentado en Egipto desde el golpe militar que depuso el 3 de julio de 2013 al islamista Mohamed Mursi, y tienen como principal blanco a los efectivos del Ejército y la Policía.

Además de este objetivo, en los últimos meses se han registrado numerosas explosiones en el metro de El Cairo y en los trenes, así como sabotajes del sistema eléctrico, aunque en general no han provocado un gran número de víctimas.