Escucha esta nota aquí

"Diálogo y más diálogo", ese fue el mensaje que dio el presidente de Francia, François Hollande, tras el encuentro con el primer mandatario de Bolivia, Evo Morales; mientras que el canciller de Chile, Heraldo Muñoz, reiteró su invitación a un encuentro para solucionar el diferendo mediante un diálogo "sin condiciones" con Bolivia.

"Estoy pensando en particular esta cuestión que está planteada desde hace muchos años, la cuestión del acceso al mar, la cuestión fronteriza con Chile, y Francia en este ámbito como en otros tiene una sola palabra que es diálogo y más diálogo", manifestó el titular francés.

Conoce más: Presidente de Irlanda recibe el "Libro del Mar"

La reacción inmediata el ministro de Relaciones Exteriores de Chile fue señalar que "evidentemente un llamado a Bolivia. Dijo (Hollande) que el llamado debe ser con apego al derecho internacional", a tiempo de lanzar una invitación para un encuentro. 

"De hecho quiero invitar a Bolivia a dialogar. Bilateralmente, sin condiciones y con apego al derecho internacional. La invitación está hecha, incluso lo hicimos antes. Esa oferta sigue vigente pese a las reacciones que escuchamos en su momento cuando hicimos ese anuncio, pero la disposición al diálogo bilateral siempre ha estado por parte de Chile", manifestó Muñoz.

Lee también: Evo espera que en Chile impere ‘la fuerza de la razón’

El apoyo del titular francés se suma a lo aseverado por la canciller de Alemania, Ángela Merkel, quien dijo: "Es preciso hablar con Chile, hay conversaciones de larga data, creo que sería bueno reanudar esas conversaciones".

Ambos y otros pronunciamientos a favor de la causa nacional se dan en medio de la gira europea que cumple Morales, quien el pasado dos de noviembre inició un viaje para socializar los logros alcanzados por el país, buscar cooperación y socializar las bases de la Demanda Marítima.

Puedes ver: Mesa ve fundamental que Merkel apoye el diálogo

El canciller chileno agregó que se trata de "un llamado a dialogar y no demandar unilateralmente en un tribunal, porque eso justamente es lo contrario a dialogar", refiriéndose a la causa en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.